Comparte este artículo

Y es precisamente en ese guiño constante, esa invitación a la conexión instantánea, la sencillez embriagadora de sus melodías, el costumbrismo de sus siempre sorprendentes letras y ese espíritu lo-fi como abrigo perfecto para interpretar lo que le (nos) pasa donde residen las claves fundamentales de Fingir volar y Horóscopo, los dos estupendos trabajos discográficos que sitúan al joven cantautor cartagenero como un talento de presente y futuro al que conviene seguir con atención. Centrando la mirada en el hoy, lo último que hemos podido escuchar bajo su firma es una versión de la magnífica Romance romántico, de Mujeres, punto de partida perfecto para iniciar esta conversación con él.

Murcia Inspira - “Mis mejores canciones fueron compuestas durante los meses de cuarentena”

Hace unos días se publicaba la estupenda versión que has realizado de la no menos estupenda Romance romántico, de Mujeres. ¿Qué tiene esta canción que te empujara a plantear una revisión de ella?

Escuché muchísimo a este grupo en 2020 y admiro una barbaridad las melodías, letras y energía que tienen. Un día toqué la canción en mi cuarto con mi guitarra española, vi que me gustaba mucho cómo me quedaba y me entraron ganas de sacarla. Le pregunté a Manu de Grabaciones Vistabella si era viable y movió sus hilos para conseguir el permiso del grupo y de su sello. A la hora de producirla me pareció interesante darle un toque más shoegaze a la canción, ya que últimamente estoy escuchando bastante a grupos como My Bloody Valentine, Triángulo de Amor Bizarro o Planetas, y es un estilo que me interesa mucho a pesar de que sea bastante añejo y de pureta.

Se trata, sin lugar a dudas, de un tema que encaja con el sonido que ha marcado tanto tu debut Fingir volar como, sobre todo, tu último EP, Horóscopo, de los que hablaremos en un momento. En cierto modo, ¿la evolución de uno mismo a nivel artístico se puede encontrar en una propuesta ajena?

Claro. Mi primer disco es algo que hice cuando tenía 18 años y estoy muy orgulloso de él, pero si me quedase ahí y no evolucionase, creo que estaría cometiendo un error. Desde que lo hice he escuchado mucha música nueva tan interesante que seguir haciendo lo mismo de siempre sería un poco absurdo.

¿Hasta qué punto te gusta que la música de otros artistas se filtre en tu manera de componer? Me refiero desde un punto de vista voluntario. 

Voluntariamente tengo siempre ciertos letristas referentes en mi cabeza a los que quiero parecerme como pueden ser Nacho Vegas o Marcelo Criminal, que me parece que escriben las mejores letras de este país. Pero sí que tengo una base potente de escuchar a muchos cantautores desde hace muchos años, como pueden ser El niño de la hipoteca, Mundo Chillón, Leiva, Boza o El Kanka. Aunque ya no los escuche apenas, lo quiera o no, creo que siempre van a estar bastante presentes en mi forma de escribir.

Entre todos los artistas que menciones, me gustaría hablar de Nacho Vegas, a quien nombras últimamente mucho como principal referencia. ¿Qué es lo que más te hace conectar con su obra?

Supongo que la sensibilidad que tiene contando historias tan personales y dramáticas de manera tan explícita. También me gusta que demuestre que no necesitas ser un gran cantante para emocionar con tu voz.

Ya que compartimos esa admiración mutua por Vegas, tengo curiosidad por saber los discos o canciones que más te gustan de su trayectoria profesional.

Últimamente escucho bastante El tiempo de las cerezas aunque siempre me salto las canciones de Bunbury (risas). Supongo que los discos que veo más redondos son El manifiesto desastre y Resituación, pero no me puedo quedar con uno. La canción que más me gusta de Nacho creo que es Morir o matar, pero Noches árticas o La pena o la nada se quedan cerca del primer puesto.

Lo prometido es deuda, así que hablemos de tus trabajos previos. ¿Qué queda del Guille Solano que entró en el estudio El Miradoor para grabar Fingir volar?

Creo que ya poco. Fingir volar no deja de ser una recopilación de varias canciones que compuse desde los 15 a los 17 años y representan muy bien lo que ha sido mi adolescencia, pero siguen siendo canciones acordes a la edad que tenía. Y obviamente se notan en las letras una falta de madurez que vaya, considero que sigo teniendo, pero creo que ya estoy más alejado de muchas de las letras del disco. 

Murcia Inspira - “Mis mejores canciones fueron compuestas durante los meses de cuarentena”

¿De qué forma han crecido en ti esas canciones? ¿Sueles regresar a ellas como oyente?

De vez en cuando oigo el disco para ver cómo veo las canciones ahora y me alegra ver que hay canciones con las que sigo conectando muchísimo como pueden ser Hoy es de esos días, Cuando cante esta canción estaré bien o Me estoy dejando

Si pudieras viajar en el tiempo, ¿harías algo distinto a lo que hiciste durante el proceso de grabación del disco? 

No tanto, realmente. El disco creo que en general funciona y aunque podría estar mucho mejor cantado y producido, creo que está bastante bonico. 

Entrando de lleno en Fingir volar, creo que se trata de un conjunto de temas que consiguen vibrar de una forma muy hermosa desde lo cotidiano, hablando de cosas con las que todos nos podemos sentir identificados de una manera muy orgánica y sensible. ¿Qué recuerdos guardas de la experiencia de composición de esas canciones?

Recuerdo mucha inocencia. Eran mis primeras canciones y a la vez estaba teniendo mis primeras veces en todo: mis primeras parejas, mis primeras rupturas, mi primer grupo de amigos… Es algo que siempre voy a recordar porque son cosas que me han marcado y está guay tener una obra que represente esos años. 

¿Dónde residen tus principales fuentes de composición? A priori, la sensación es de la que estamos ante canciones muy autobiográficas.

Muy pocas de mis canciones son ficticias. Suelo hablar de cosas que me pasan o que veo a mi alrededor y me hacen pensar. 

¿Hay algún tema o concepto sobre el que te resulte especialmente cómodo escribir? ¿Y alguna que se te resista o te interese más bien poco?

El amor y desamor y el reflexionar y analizarse a uno mismo es algo de lo que me gusta escribir y no me cuesta demasiado, ya que siento que siempre tengo algo que decir. Al final lo más fácil es escribir sobre lo que más conoces. El intentar que no suene cliché, ni simplón, ni cursi, según mi criterio, es lo que me suele costar más. Sin embargo, la política es un tema que me interesa mucho y del que me cuesta hablar bastante. Admiro muchísimo a los compositores que lo hacen y les queda realmente bien. Pero a mí me resulta muy difícil que las canciones políticas no me queden como un “evidente panfleto”, como decía Silvio Rodríguez.

¿Cómo es la manera en la que te enfrentas a la hoja en blanco? Imagino que cada canción es un mundo pero, a la hora de dar forma a los temas, ¿tienes algunas costumbres intocables?

Algo que hago siempre es escribir en las notas del móvil frases o conceptos que se me van ocurriendo o grabar melodías o acordes/riffs de guitarra que al final acaban evolucionando a una canción como tal. Alguna vez una canción ha salido sin nada de eso antes, pero es bastante raro. 

Otro de los elementos que creo que se pueden destacar en tu obra es el sentido del humor. Estoy pensando por ejemplo en ese ‘me estoy dejando barba’ final de Me estoy dejando, o el mismo desenlace del disco con ‘Hostia, Carlos, únete al mundo hippie, por favor’. ¿Lo consideras un punto fundamental dentro de tu discurso creativo?

Me resulta muy interesante el añadir un toque cómico o irónico a algunas canciones, pero no lo considero un punto fundamental. Supongo que es más bien un recurso que uso a veces para que las canciones no me queden tan serias o dramáticas. Pero sí que me gusta bastante hacerlo a veces.

He citado dos pero podrían haber sido una docena las frases maravillosas con las que cuenta el disco. ¿Cómo te definirías como letrista? ¿Eres de reescribir una y otra vez hasta encontrar alguna palabra esquiva que andas buscando o usas la famosa técnica de vomitar todo sobre el papel y tratar de mantener ese primer impulso?

Muchas gracias por pensar eso. Suelo reescribir bastante todo aunque últimamente sí que me están saliendo canciones bastante espontáneas. Pero lo normal es tirarse meses con una canción casi terminada pero con frases que no me convencen y que voy cambiando a lo largo del tiempo.

En mi opinión, la canción más definitiva de Fingir volar es Espacio, tema en el que estallan todos los caminos abiertos a lo largo del disco. ¿Cómo surgió este tema y de qué manera cambió desde su primera versión hasta la que finalmente podemos escuchar?

Espacio nació como una canción bastante acústica que hablaba sobre todo del dolor que causa el que una persona muy querida te decepcione. En el estudio, Marco y yo quisimos darle otro toque a la producción y añadir elementos más electrónicos que reforzaban el dramatismo de la canción para que diese más sensación de cierre de disco. 

Esa canción también conversa de una manera muy especial con tu siguiente trabajo, Horóscopo, formado por canciones nacidas en pleno confinamiento. ¿Cómo recuerdas esos meses a nivel creativo? ¿Consideras que la complejísima situación externa terminó siendo clave en tu manera de componer? 

Considero que mis mejores canciones fueron compuestas durante los meses de cuarentena. Todas las que compuse iban a ir para mi próximo disco, pero tenía tantas ganas de que la gente viese mi nueva forma de componer las cosas que decidí sacarlas en Horóscopo, un EP del cual estoy bastante orgulloso.  A pesar de que no hablo de la pandemia en ninguno de estos temas, fue crucial la situación ya que en el momento en el que llegó todo esto llevaba un ritmo de vida un poco acelerado y buscaba muchas distracciones para evitar tener ciertos pensamientos. La pandemia hizo que todas esas cosas que evitaba llegasen y me hizo reflexionar mucho sobre lo que me estaba pasando en ese momento. 

Murcia Inspira - “Mis mejores canciones fueron compuestas durante los meses de cuarentena”

¿Qué cicatrices artísticas te ha dejado 2020?

Muchas. Y debo decir que la mayoría son positivas. Tuve la oportunidad de involucrarme de lleno en el proyecto de Ana Cano, lo cual me pone muy contento cada vez que escucho el resultado final. Creo que nos quedó genial el disco y todo el proceso me hizo aprender muchísimo a todos los niveles. También ha sido el año donde el sello Grabaciones Vistabella quiso confiar en mí y ficharme y es algo que también me puso y aún me pone muy contento. A pesar de no haber dado apenas conciertos, he visto que la música es mucho más que eso. La gente que he conocido y la oportunidad de poder seguir sacando proyectos hacia adelante ha sido lo que ha hecho que este año merezca totalmente la pena.

Regresando a Horóscopo, estamos ante una obra de sonido mucho más robusto y complejo. ¿Era el aspecto sonoro uno de los puntos en los que más hincapié quisiste hacer con él? 

Totalmente. Intenté coger más inspiración de grupos como Mac DeMarco, Él mató a un policía motorizado, Beach House o The Strokes. Creo que es una evolución en el sonido y que canciones como Cadáver sientan más las bases del sonido al que me quiero acercar.

En ese sentido, hay detalles maravillosos como el bajo de la citada Cadáver o el manto de sintetizadores que abriga a Rabia injustificada. ¿Os dejasteis llevar mucho en el estudio o llegaste con las ideas muy claras de lo que necesitaba cada canción?

Cada vez voy con las ideas más claras al estudio ya que hago mucha labor de pre-producción. Pero todo el sonido de guitarras, la atmósfera final y parte de la producción es gracias a la labor de Marco y del pedazo de estudio que tiene, el cualhace que tenga muchos recursos para dar rienda suelta a la creatividad y utilizar cualquier elemento.

Es por ti es una preciosa canción que encuentra una épica muy especial. ¿Tratas de gestionar o equilibrar la intensidad emocional de alguna manera a la hora de componer?

Con Es por ti tuve mis problemas y mis inseguridades de si sacarla o no por si pecaba de un excesivo dramatismo o un intento fallido de épica. Pero también quise publicarla y que representase un poco esa angustia adolescente e intensidad que hacían excelentes grupos como My Chemical Romance o Paramore, los cuales escuchaba de forma obsesiva cuando tenía 15 años, y que ahora revitaliza tan bien Confeti de Odio. Pero de normal sí que me suelo cortar y no pecar de intenso y si una canción me parece excesiva en ese sentido la suelo cambiar o tirar a la basura. 

¿De qué forma te ha marcado tanto Fingir volar como Horóscopo? ¿Qué es lo que más has aprendido de ellos?

Fingir volar sobre todo me sirvió para ver cómo es el proceso de un disco. Fue una ilusión y una gran experiencia que me trajo cosas muy buenas. Horóscopo lo veo más personal y un proyecto más detallado. De él he aprendido cuáles son las canciones con las que me siento más cómodo tanto cantando como tocando,  produciendo y sacándolas a la luz.

Aunque hayamos estado haciendo todo lo contrario a lo largo de esta entrevista, ¿crees que las canciones y los discos son mejores cuando dejan misterios sin resolver?

Yo creo que sí. Creo que canciones como Dónde estarán las estrellas, Cadáver o Es por ti son más interesantes si no se sabe exactamente a quién o qué me estoy refiriendo. Pero vamos, que cada uno es libre de preguntarme lo que sea si tiene curiosidad. 

Hemos hablado mucho de presente y pasado, así que solamente nos queda finalizar pensando en el mañana. ¿Cuáles son tus planes de futuro? 

Sacar un disco después de verano, que ya está compuesto. Lo voy a grabar con mi banda, con la cual llevo ensayando ya un año estas nuevas canciones. Son los miembros de Big Banana Brothers y creo que son músicos muy buenos y, sobretodo, nos entendemos y llevamos muy bien. También sigo trabajando con Ana Cano en sus nuevas canciones y ensayando para llevar las canciones al directo. Estoy muy ilusionado con esto y creo que son canciones igual de buenas o incluso mejores que su disco debut y que van a gustar mucho a la gente. Y bueno, antes de verano es posible que salga una colaboración con el grupo Perdón, los cuales son seguramente la gente más maja de Murcia y me gusta mucho lo que hacen.

Por último, ¿has descubierto ya dónde están las estrellas? ¿O tienes la sensación de que cada vez anda el cielo más cubierto? 

(Risas) No sé ni lo que son las estrellas. Pero creo que el cielo se va despejando y llegará la claridad más pronto que tarde.

Fotos: Juan Miguel García.


Comparte este artículo