Se trata de una exposición comisariada por el murciano Rodrigo Carreño y enmarcada dentro de la Iniciativa Reactivos Culturales, impulsada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Murcia para impulsar proyectos culturales, especialmente afectados por la pandemia de Covid-19, suponiendo un impulso a la labor de artistas y creativos. “Es un proyecto muy personal, en el que hemos buscado en todo momento relacionar la obra fotográfica de Paula con la ciudad de Murcia, su arquitectura y sus espacios” explica Carreño.

Las imágenes de Paula Anta permiten observar cómo la naturaleza, representada por cúmulos vegetales, es capaz de crear sus propias estructuras e incluso adaptarse al espacio arquitectónico que invade de manera aparentemente caótica. La narrativa se articula en torno a las estructuras que nos rodean y sus arquitecturas originales que, siendo urbanas o de carácter natural, componen desde su esencia el espacio. La naturaleza es un elemento presente en el espacio urbano: la naturaleza y la arquitectura, lo natural y lo urbano, y con este proyecto se busca crear una relación conceptual y formal entre la naturaleza y los espacios arquitectónicos.

En estas imágenes desaparece la perspectiva, no hay profundidad, no se reconoce el espacio, ni una geografía concreta, ya que la naturaleza siempre intenta recuperar su identidad y sus estructuras esté donde esté. Del mismo modo, no existe una concepción del tiempo concreta, es un tiempo impreciso, desconocido, universal. En definitiva, un conjunto de composiciones aparentemente caóticas, casi a modo de dibujo, representadas sobre pan de oro, color que simboliza lo atemporal, lo sagrado, la luz y, sobre todo, lo universal.

Su obra, generalmente fotográfica, muestra al espectador la manera en que la naturaleza invade de forma habitual el espacio arquitectónico y lo artificial, desde un punto de vista poético y reflexivo. Una particular perspectiva con la que refleja la ausencia y la inquietud, haciendo que el espectador quede atrapado por los espacios que genera.