Murcia Inspira -

En noviembre salió Sofá Paraíso, ¿os esperabais el recibimiento que ha tenido por parte del público? El disco ha gustado mucho…

Ramón Gómez: la verdad es que no, ha superado todas nuestras expectativas. Sí que es un disco en el que hemos depositado mucho trabajo, esfuerzo y confianza, pero no esperábamos tanto. De golpe, los medios están más interesados en nosotros, ha pasado la época de promoción y todavía quieren hablar con nosotros. Y los que nos queda, porque este disco va a ser muy largo.

Adrián Riquelme: es pronto para decir si realmente está funcionando. Me ha sorprendido gratamente que haya mucha gente que nos escriba diciendo que les ha gustado el disco; incluso músicos, que es el público al que es más difícil llegar. Creen que es un disco muy completo, y nos gusta escucharlo porque le hemos puesto mucho cariño. Por poner un punto de inquietud, no negativo, pero sí que nos hace poner los pies en la tierra, es que nos hemos dado cuenta de lo difícil que es llegar al gran público que, hoy en día, escucha toda la música en streaming, en plataformas digitales. Y, probablemente, casi todos lo hacen a través de listas fabricadas. Ahora mismo, el reto es llegar a alguna de estas listas para que el boca a boca sea más rápido, porque si no estás en esas listas te va a escuchar mucha menos gente. Aun así, somos un grupo pequeño que creo que está dando los pasos que le corresponden, y debemos estar muy contentos con el recibimiento que está teniendo nuestro primer disco.

Juandi Pascual: en Barbados sí entramos en esas listas. La verdad es que la gente nos ha devuelto muchos comentarios positivos, les ha gustado. Si este disco llega al gran público, va a triunfar.

Y para llegar a ese gran público es necesario estar presentes en los festivales. Habéis sido confirmados para un clásico como el Sonorama.

AR: bienvenido sea estar en el Sonorama, porque estamos muy contentos. Es una plataforma de arranque, para nosotros, espectacular. Ya lo fue en 2018 en la Plaza del Trigo, y todos los festivales que vengan serán buenos. Hay que dar conciertos en sala, pero en los festivales puedes llegar a otra gente que, quizás, no puedas llegar en algunas salas.

JP: hace poco hablé con una cantante de un grupo más o menos conocido, y entre comillas, discutíamos por esto. Creo que entre los grupos hay una obsesión con los festivales, que hace que también se cree música basura. Antes se concebía la música basura de otra forma, pero el hecho de tener un festival en el que aparezcan 50 o 60 bandas… Al final vas a ver a 4, y lo demás lo consumes muy rápido. A lo mejor, no debe ser esa la obsesión. No es que no vayamos a festivales, pero oye, vamos a combinarlo con salas. Hay muchos grupos que hacen 50 festivales, y luego van a salas y les cuesta llenarlas.

RG: parece que todo el indie está destinado a ir a los festivales, y que si no vas, fracasas. Parece que hay una urgencia o una necesidad imperiosa de estar en esos carteles, pero nosotros no nos hemos puesto ese reto. Lo importante es que estemos tocando, que el grupo siga vivo, y que semana a semana podamos dar conciertos. Es importante que te conozca, cuanto más gente, mejor.

Antes habéis nombrado la Plaza del Trigo, que es algo así como La Meca de la música indie. ¿Cómo fue la experiencia de tocar allí?

AR: para mí fue increíble. Fue un concierto que creo que recordaremos siempre, con una plaza a reventar, no se veía el final de la calle. Además, y esto lo decimos mucho, Claim no solo somos nosotros, sino que hay un montón de gente detrás a la que también consideramos parte de Claim. Esa gente que vino, que se tomó la molestia de lanzar pelotas que habían creado con nuestro logo, de bailar… Fue una experiencia genial, que pudimos vivir con amigos de toda la vida y con un técnico de sonido como Raúl de Lara que nos hizo sonar a las mil maravillas; y con nosotros mismos, que teníamos unas ganas increíbles y nos lo pasamos de putísima madre.

RG: Para un grupo como el nuestro, que está acostumbrado a tocar en directo, pero no delante de tanta gente, la experiencia fue brutal. Llevábamos ensayando a tope un montón de tiempo. Siempre se dice que la Plaza del Trigo, o te dispara o te hunde. Y nosotros intentamos quitarnos la presión diciendo: “vamos a pasárnoslo muy bien”. De hecho, al bajar del concierto, Quequé nos dijo que había disfrutado un montón viéndonos, y que a la Plaza del Trigo se venía a hacer, justamente, lo que habíamos hecho. Desde entonces, hemos dado un pasito más. La gente nos mira y sabe que tocamos allí.

Murcia Inspira -

También os han confirmado para el Girando por salas (GPS), ¿cómo lo afrontáis?

AR: con unas ganas que te cagas. Lo guay del estado en el que estamos, que hemos pasado de ser un grupo de amigos que montan una banda, a poder grabar un disco y todo lo que conlleva, es que todo está por venir y es una aventura. Hay un montón de ciudades que no hemos visitado y el GPS es una plataforma que nos pone en bandeja el poder llegar a sitios que, por gastos y otras dificultades, no podemos llegar: Sevilla, Barcelona, Zaragoza…

¿Qué paso en Valencia para que se gestara algo cómo Claim? ¿Qué supone para vosotros?

(Nota del redactor: Ramón, Gonzalo y Adrián estudiaron sus carreras universitarias en Valencia, y allí nació la banda).

RG: Valencia es muy importante, porque allí es donde nos hicimos amigos. Todos vivíamos en una zona de estudiantes, a la que nuestros amigos llamaban ‘Little Murcia’, y lo guay que tenía es que vivíamos en dos pisos separados por una calle. Valencia tiene mucho en nuestra música, por su estilo de vida: tiene playa, tiene Sol, se parece mucho a Murcia, el carácter mediterráneo es parecido. Cuantos más años pasan, más ganas tenemos de volver a vivir esas experiencias, pero quizás, ahora, en casa.

AR: estoy de acuerdo con Ramón. Valencia es el inicio de nuestra andadura por la música. Probablemente, todos los errores de bulto que teníamos que cometer los cometimos allí, lo cual está muy bien porque nos dio un bagaje a la hora de afrontar un nuevo proyecto. Por eso, Claim ha ido rápido. Sabíamos los pasos en falso que debíamos evitar, y nos ha servido de cimiento. Todas las experiencias y los amigos que conocimos allí han servido para crear.

De vuestra música emanan muchas de esas experiencias. Todos habéis estado un tiempo fuera, pero todos habéis vuelto a casa. ¿Creéis que antes existía un éxodo de Murcia y, ahora, una vuelta a los orígenes?

RG: Mi hermano nos dijo que somos un grupo epistolar (risas).

AR: Nos gustó el concepto: pop epistolar.

RG: Sí, porque cada canción es una carta que Adri escribe a algo o a alguien. El Barbados era un poco ‘qué estoy viviendo fuera de Murcia’, y Sofá Paraíso es ‘qué me está pasando en Murcia’.

AR: La definición del Barbados fue: en movimiento, porque hablaba de lo que uno ve cuando viaja, cuando está fuera. Este disco es quizás algo más estático, de un mundo que se mueve a tu alrededor, a veces demasiado rápido. Intenta describir las experiencias de nuestra generación, y la reflexión intenta poner la diana en nuestro tiempo, en nuestras vidas cotidianas.

Murcia Inspira -

Y de esa generación habla el single que le da nombre al disco (Sofá Paraíso), que para mí gusto es una de las mejores canciones del grupo. ¿En qué momento sabes que quieres escribir algo así como un himno a tu generación?

AR: es difícil recordar cuando se me ocurrió esa idea, pero siempre la había tenido en la cabeza porque soy muy malo con las redes sociales; o no sé si soy tan malo, pero todo mi entorno trata de recordármelo… Creo que fue un buen colofón, porque era una canción que se iba a quedar fuera del disco, hasta que una pequeña reprimenda de nuestro productor nos hizo ponernos las pilas. Sabía que, efectivamente, iba a ser la guinda que le faltaba al disco, porque hablaba de viajar, de volver, de movilidad exterior, de cosas cotidianas… Y de nuestra generación, y si no estaba el tema de las redes sociales, parecía que algo se quedaba fuera.

RG: lo más chulo que tiene la canción de Sofá Paraíso es que Adri pone el foco en esa necesidad actual de contar nuestra vida y no de vivirla. Piensas: “te has ido a Tailandia, ¿pero a vivir la experiencia o a echarte fotos?”. Es la reflexión, tenemos que disfrutar y experimentar más allá de pensar si lo que hacemos va a tener más likes o más seguidores. No le decimos que es malo con las redes sociales, es que no le interesan, o le interesan otras cosas.

AR: no es que no me interesen, además, las veo necesarias. En todo el disco sí hay una especia de necesidad de autocrítica. Nuestra generación es fantástica, y al contrario de la de nuestros padres, que crecieron en la falta y se desarrollaron en la abundancia, a nosotros nos ha pasado al revés. Parecía que estábamos destinados a un gran futuro, y de repente, cuando nos dimos de bruces con la realidad, hemos sentido frustración. Eso, lo que ha hecho, es darnos un puñetazo en el pecho y salir para delante. Y nos enorgullecemos de decir que pertenecemos a una generación que es luchadora, pero nos hace falta es un pelín de autocrítica, y la mejor manera de encararla es con algo de humor y de sarcasmo. A veces, en las redes sociales narramos nuestra vida como si hubiera una voz en off, y es una caricatura de nosotros mismos. De eso trata Sofá Paraíso.

Juandi, tú has sido el último en llegar al grupo. Antes hablábamos de Valencia como el lugar en el que todos se conocieron, pero yo no concibo ya este grupo sin ti.

JP: siempre me he considerado parte de Claim, aunque el germen venga de una etapa anterior. Yo soy músico de profesión, y cuando me llegaron las canciones de Barbados vi lo que, ahora mismo, estoy viendo. Vi que aquí había algo más: proyección, gente con mucha calidad humana. Y por eso estoy aquí, porque ha sido justo lo que pensé, y no me suelo equivocar en mis presentimientos.

Vamos a hacer algo muy español: hablar de alguien que no está. ¿Qué es Gonzalo para Claim?

RG: Gonzalo es un tío que se está dejando la piel por este proyecto. Va y viene de Madrid cada vez que hay que ensayar, tocar o grabar. Gonzalo es muy serio, pero tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Es como ese padre que te echa la bronca pero luego te da un abrazo. Tiene mucha creatividad a la hora de componer. Es uno de los encargados de revisar las mezclas, y tiene esa visión de los mastering, cosa que yo, por ejemplo, no tengo. Y es mi cuñado, no puedo decir nada malo (risas).

JP: cada uno tiene un papel determinante, y Gonzalo tiene muchos. Trabaja mucho por el grupo, en cosas muy ajenas a la música; pero sobre todo, me sorprende la parte musical. Es verdad que el baja a ensayar, pero de cada 5 viene a 1. Y nunca se nota la falta de ensayos por su parte; es más, a veces se nos nota más a nosotros.

AR: todos lo han definido como persona. A mí, Gonzalo me parece genial incluso cuando se pone a bailar salsa (ríen todos). Es uno de mis mejores amigos, he vivido con él en el mismo piso y allí hemos compuesto juntos. Me apoyo mucho en él en las composiciones, y sus valoraciones me importan.

RG: Y tiene una cosa guay, y es que el que más hace por la piña. Cuando viene, no solo viene a tocar, intenta que juguemos al pádel, que salgamos a cenar… eso hace mucho grupo.

En los conciertos de esta gira habéis incorporado a José López como percusionista. ¿Qué os da que antes no teníais?

RG: mucho, mucho, mucho. El 50% de los comentarios que nos están haciendo en este principio de la gira son del tipo: “cómo mola que llevéis al percusionista”.

AR: aporta juventud y guapura, porque el chaval es bastante guapo (ríen todos).

JP: Sofá Paraíso ha tenido una carga extra de sintetizadores, y por eso también en directo vamos con Pablo de Torres. Pero el disco, además, ha tenido una carga de baterías en off, de muchas percusiones, de baterías programadas, de sonidos electrónicos… Eso se puede grabar a la hora del directo, pero si llevas a un tío que es capaz de hacer todo eso… el resultado es mucho mejor. Tiene un potencial enorme, es multi instrumentista, y le de un plus al grupo.

RG: y fue el primer batería del grupo, con el que Adri arranca el proyecto. Siempre lo hemos sentido como uno más, y siempre se lo hemos hecho ver. Nos gusta mucho que esté con nosotros.

AR: es un gran músico, con futuro, que tiene buen gusto y sabe componer. Creo que es, precisamente, el complemento perfecto que nos faltaba. Enriquece el show.

Murcia Inspira -

Creo que en España se hace demasiada música intensa, y una de las cosas que me gusta de vosotros es que no buscáis esa intensidad del amor y el desamor en vuestras canciones. ¿Creéis que es así, que la gente se está cansando de ese tipo de grupo?

AR: Al revés, creo que la gente nunca se va a cansar de eso, porque a todos les toca el amor, la tristeza, la alegría. Es un tema que siempre ha funcionado, pero a mí no me interesa tanto. En la música, los temas tienes que tratarlos en cuatro párrafos, muy cortitos generalmente. Es más fácil llegar a explicar un tema trascendental o importante desde lo cotidiano, desde pequeñas cosas con las que todos nos sentimos identificados.

RG: Un periodista nos dijo que qué guay habernos conocido porque estaba cansado de tristes. Nos gusta hacer música para divertirnos y pasárnoslo bien, somos 4 amigos que nos juntamos para hacer música, y es una suerte. Nos sale ese tipo de música.

JP: yo estoy muy contento con el camino que ha cogido el grupo en esta etapa, porque hemos ido a por algo más visceral y fresco, contemporáneo, y contando cosas cotidianas. No sé cuántas canciones del disco hablan de amor…

RG: se habla de amor, mayoritariamente, porque es algo muy sensible al ser humano. El amor lo vivimos todos los días, y se refleja en todos los momentos de nuestra vida.

AR: la única canción que habla del ‘amor romántico’ (y lo hace banalizándolo) es Última noche en la tierra.

JP: y no es el típico tema de “vuelve, estoy roto”.

Murcia se está erigiendo como un lugar en el que el magma cultural no para de crecer, pero aún sigue siendo vista desde fuera como la nueva Lepe. Quizás, porque nos tomamos los chistes que nos hacen con mucho humor y la broma cada vez se hace más grande.

AR: no creo que sea así, al menos desde Murcia. Es verdad que tenemos un humor muy propio y nos reímos de nuestros clichés, y creo que influye el que en el imaginario español, Murcia aparezca desde hace mucho tiempo como una provincia rural, que sirve para cosechar tomates y pepinos. Pero cuando ese imaginario cambia, y empiezan a salir nuevos grupos, y le dices a una persona: “es que Murcia es más grande que Bilbao”, te responden “eso es fuerte”. ¡Y no es fuerte, lleva pasando muchos años! El humor me parece un buen punto de partida para invitar a la gente a que venga a visitar la Región. Venid, echad unas risas, y luego ya opináis.

RG: ahora que viajamos mucho por España, nos estamos dando cuenta de que ya no somos Lepe, y menos a nivel musical, que somos envidiados. A la gente le recuerda al boom que pegó Granada en los 90 con grupos como Lori Meyers, 091 o Los Planetas. Murcia está a un nivel altísimo, y no solo en música. Es que tienes a Sita Abellán, que ha salido en un videoclip de Rihanna.

Y para terminar. Rosalía: ¿sí o no?

AR: ¿empiezo yo? Es un tema del que podemos estar hablando horas. He tenido la suerte de que me hayan invitado a vivir cómo se hace está música, que no tiene nada que ver con el género en el que Claim se mueve, y tengo que decir que está lleno de gente con un montón de talento. Rosalía lo tiene, aunque detrás, seguramente, haya una maquinaria inmensa de gente currando que han sacado ideas excepcionales. Ahora, a mí me gusta que la música se diversifique, y aquí nos gustan demasiado los ídolos. Rosalía ha hecho una cosa que está muy bien, pero hay muchísima gente haciendo cosas espectaculares y especiales, sobre las que también se debe poner algo de atención. Un productor nos dijo que en 2018… bueno, que en todos los 8 de cada década, cambian las tendencias. Rosalía es un ejemplo de ello, pero ya veréis como salen muchos más del estilo. Quizás me parece excesivo lo que se está viviendo.

RG: para mí es algo excepcional, algo que tenemos suerte de estar viviendo. Que alguien de Barcelona esté triunfando en los Grammy, que esté teniendo tanto éxito un disco que es su trabajo final de la carrera. Y sobre todo, me parece excepcional el camino que está abriendo, porque detrás de ella van a salir 30 artistas que van a triunfar. Es verdad que en España nos cansamos muy pronto de los ídolos, pero lo que está haciendo por la música es bueno, y desde la industria solo podemos agradecérselo.

JP: Tú has preguntado si sí o no, y yo creo que las dos cosas. Es un boom, y como boom es una burbuja que van a seguir haciendo más grande. Si hablamos de la música, que es lo que nos interesa, con su primer disco, que era más flamenco puro, me sorprendió que la gente que se echaba las manos a la cabeza porque yo escuchaba Ketama, les gustara Rosalía. En el 93 o el 94 llegó Camarón y grabó un disco en el que metió batería, metió un bajo eléctrico y en realidad eran 4 o 5 fumaos, y lo que salió no se ha vuelto a hacer. Y ahora ha pasado lo mismo, porque ‘El mal querer’ ha dado un paso más al flamenco, porque lo acerca a la gente. Es que son palos flamencos, porque el disco está lleno de alegrías y de bulerías. La producción no es flamenca, porque las guitarras, por ejemplo, no brillan, pero te están colando todos los palos del flamenco. Es un puto boom, pero creo que el disco va a marcar algo, porque parecía que estaba todo inventado, y no es así.

Murcia Inspira -

Fotos: Fran Bécares.