Comparte este artículo

Murcia Inspira - “Se puede encontrar creatividad en cualquier sitio”

Empezamos fuerte. ¿Qué es ser artista?

Es una manera de estar en el mundo, de intentar, a través de procedimientos de simbolización, de construcción de imágenes y artefactos, comunicar a los demás ciertas ideas. Es un trabajo alejado de lo productivo, inútil y retórico, pero necesario. Lo que nos rodea resulta complejo y requiere de lenguajes que sean a su vez complejos para desentrañarlo, el arte lo puede hacer.

La capacidad artística, ¿es replicable? Por tu experiencia, si a uno se le da bien la fotografía, ¿es más posible que se le dé bien, por ejemplo, la pintura?

Tendríamos que definir qué es que se te dé bien algo. Todo el mundo puede atreverse con las diferentes técnicas y obtener resultados favorables. No creo en la diferenciación de las disciplinas. Hoy hay manifestaciones de la cultura que son inclasificables, extrañas y que convocan a todas las artes.

En estos tiempos que nos está tocando vivir, el arte se está mostrando como una vía de escape. Literatura, conciertos, museos, obras de arte… ¿Se reivindica especialmente el arte en épocas de incertidumbre?

El arte ha estado presente en todas las épocas. Todas las épocas son de incertidumbre, no conozco las épocas de certezas, aunque sí ha habido épocas de entusiasmo. En este momento  hay una mayor incomprensión de la realidad y existen amenazas evidentes, puede que se planteen más preguntas y que se requiera que el arte dé las respuestas adecuadas.

Has estado trabajando sobre manías, fobias, TOCs… ¿en qué medida bebe el arte del sufrimiento?

Hay interesantes trabajos que se construyen sobre el sufrimiento. El sufrimiento es una preocupación humana central, el arte trabaja con las obsesiones y con las preocupaciones, ha intentado exorcizar algunos sufrimientos, pero no sólo se centra en eso. También hay obras hedonistas que apelan al placer.

He leído que te gustan los cócteles. Hace unos meses entrevisté a los chicos de la coctelería murciana BRO, y me parecieron auténticos artistas. ¿Se puede encontrar arte en cualquier sitio?

Se puede encontrar creatividad en cualquier sitio, la idea de Arte occidental está muy establecida. Entraríamos en un debate que se plantea la Estética como disciplina desde el siglo XVIII, lo importante, creo, es dejarse llevar y no preguntarse qué es arte o qué no lo es. Identificar rasgos de creatividad y disfrutarlos es lo verdaderamente importante.

¿Cómo se forja y cómo evoluciona la relación entre un artista y su galerista? ¿Qué se necesita para que esa relación funcione?

Es una relación de colaboración mutua que se funda en la profesionalidad. El galerista pone la obra a distancia del espectador, genera lógicas del deseo, es un mediador que le otorga a la obra parte de su aura.Existe el mercado y el galerista es el agente que vende la obra, pero no sólo eso, tanto el él como el artista comparten la pasión por el arte, por lo que el mero contrato va más allá. Disfrutan juntos diseñando proyectos en común, planificando estrategias de visibilidad, intercambiando conocimientos. Se dan relaciones fraternas, cómplices. En mi caso, además, mi galerista es mi amiga, por lo que componemos un equipo bien avenido.

¿Qué nos intenta contar el arte contemporáneo?

Cosas acerca del mundo y del tiempo que nos ha tocado vivir. No pretende ser críptico, todo lo contrario, pretende arrojar luz, una luz negra o compleja, quizás, pero tenemos que acercarnos a él sin prejuicios, dejarlo hablar.

¿Cómo es el universo artístico de Sergio Porlán? ¿En dónde nos adentramos al visitar una exposición tuya?

Me gustaría generar un entorno en el que el visitante pudiera disfrutar, desprejuiciado, de las propuestas que planteo. Lugares abisales, de las profundidades, donde el cuerpo, las prótesis, las adicciones, los miedos, acuden a la experiencia del  que las contempla. Todos mis trabajos están abiertos a la interpretación del espectador, tienen que ser completados y leídos según su sensibilidad y sus referentes. El visitante acaba la obra cuando la hace suya.

Cuando creas una nueva pieza, ¿te dejas llevar en el proceso, o sabes perfectamente desde el principio la pieza a la que quieres llegar con las herramientas que tienes?

Hay una idea inicial, pero el proceso de materialización va condicionando el resultado. Desde una imagen mental o un proyecto hasta llegar al final hay todo un camino de descubrimientos, de matices, de imprevistos que lo van condicionando. Poner en común la idea inicial y cómo se resuelve es un trayecto que se enriquece o se va malogrando.

Moho, setas, lentejuelas, cristal… ¿qué supone para tu obra la mezcla de materiales?

Es muy importante en mi trabajo, soy una suerte de recolector y ensamblador de materiales, cada material está connotado, significa una serie de cosas y en su superposición se genera un relato complejo. Las setas nos acercan al mundo de las adicciones, también al de la descomposición, que junto con las lentejuelas, aluden a una psicodelia extraña. Esto es lo que murmuran los diferentes materiales para nosotros que ya tenemos una idea preconcebida sobre los mismos. Que generen nuevos sentidos al interactuar entre ellos es lo que me interesa.

Murcia Inspira - “Se puede encontrar creatividad en cualquier sitio”

¿Qué papel juega el color en tu obra?

Es un elemento importante, aunque mis obras han sido siempre muy sobrias, casi monocromáticas, el color tiene que estar equilibrado y ajustado a la forma, al concepto, para que todo funcione.

¿Cómo juegas con la luz de las salas donde expones?

Toda mi obra tiene un carácter instalativo, es importante que sea experimentada por el cuerpo del espectador, que se sumerja en ella, por lo que la luz es un elemento fundamental, es la atmósfera de comprensión de las piezas.

He leído algo acerca de un jardín hecho con testimonios de gente que tiene terror a las plantas. ¿A qué le tiene terror Sergio Porlán?

Soy hipocondríaco, por lo que mis terrores provienen del miedo a enfermar. Tengo un TOC recurrente que me hace ritualizar ciertos comportamientos. Me da miedo la oscuridad, los perros que pesan más de veinte kilos, la idea de que no me quieran los míos o sentirme muy observado. También tengo miedo a boicotearme a mí mismo. Son preocupaciones bastante comunes.

En tus obras, hablas del cuerpo contemporáneo y sus problemáticas. Biología, tecnología, medicina. ¿Crees que esta crisis que estamos pasando nos llama a dar un paso atrás? ¿A reconectar con lo que nuestro cuerpo es en su naturalidad? ¿A volver a un cuerpo libre de las adicciones y obsesiones modernas, en definitiva?

Pienso que este periodo nos hará reflexionar acerca de nuestro cuerpo y del cuerpo de los demás. La distancia que nos separa, los protocolos a seguir para relacionarnos. Se generará una profilaxis que no beneficiará a las relaciones humanas, habrá un fantasma acompañándonos. Estamos diseñados para tocar y obtener placer y recompensa afectiva de esto. Hay un peligro de que queden aislados los cuerpos, temo que los abrazos ya no vuelvan a ser iguales después de esta crisis.

¿Conocemos nuestro cuerpo?

Hay quien conoce bien su cuerpo. Los bailarines, por ejemplo, tienen un control absoluto sobre el cuerpo. En mi caso, estoy totalmente desconectado, sólo se hace visible cuando enferma, a través del dolor.

LAB, Centro Párraga, ahora el Cendeac… ¿te gusta la gestión? Puede ser un arte también, ¿verdad?

Me gusta mucho la gestión. La gestión es una labor de construcción de ciertos programas, de una línea de trabajo, es un oficio de postproducción, con unos elementos determinados tienes que lograr un resultado. Se parece a la labor de creación, que maneja referentes, información, no nace de la nada, pero me parece más complejo ponerte delante de un folio en blanco que organizar un ciclo de danza.

Murcia Inspira - “Se puede encontrar creatividad en cualquier sitio”

¿Cómo ha cambiado el Centro Párraga el panorama cultural y artístico de Murcia?

El Centro Párraga siempre ha sido un lugar de libertad, de experimentación. Es un espacio donde se enseñan los trabajos en los que están inmersos los artistas de nuestro tiempo. No sé si ha aportado algo concreto, pero sí sé que se identifica como un lugar de propuestas, de descubrimientos, un lugar para hacer cosas juntos.

¿Y en qué ha cambiado el CP desde que empezaste como director?

Quiero pensar que ha consolidado una programación estable, que ha elaborado una voz propia en el contexto local y nacional y que ha desarrollado una línea ambiciosa y honrada.

¿Qué dirías que es lo más valioso que has aprendido de las artes escénicas?

Cómo podemos comunicar a través del cuerpo, del gesto, de la voz. Es una técnica para estar con los demás cara a cara. En las artes escénicas no hay nada más allá del directo, no hay trampas, no hay un programa que pueda editar una actuación. Es un tiempo real compartido entre el espectador y el intérprete.

¿Qué recursos echas en falta en el CP?

Somos un centro con un presupuesto bajo. Los recursos en España para la cultura son escasos, es un problema estructural, de planificación. Aun así, hemos mantenido presupuestos estables por la sensibilidad de los responsables políticos de esta región. Es hora de apostar por la cultura como industria y eso puede suponer un gran potencial.

¿Eres pro-tecnocracia? ¿Hemos pecado en España de tener a personas dirigiendo instituciones, organismos… de cuya disciplina no tenían ni idea?

Esto pasa más en otros ámbitos. Es fácil encontrarse a un responsable a cargo de competencias que no conoce, pero en los museos o centros de arte hay profesionales cualificados que saben hacer muy bien su trabajo, es tan específico que requiere especialistas.  

¿En qué consiste ‘The Perfect Lover’?

Es un colectivo formado por Jesús Alcaide, Javier Pividal y yo para realizar proyectos de manera conjunta. Compartimos preocupaciones y tenemos una mirada común hacia las cosas.  Tomamos los textos y creaciones de autores como Derek Jarman, Pasolini o Barthes para construir un metatexto o sobreescritura sobre los planteamientos del original y así ofrecer nuevas lecturas, hacemos una hermenéutica a nuestra manera.

¿Dónde podemos ver tu obra hoy y dónde la podremos ver en un futuro?

En las diferentes exposiciones y proyectos  en los que participo. En la galería Artnueve hay fondo de obra y, si quieren acompañarme a mi estudio, estaré encantado de mostrar lo que hago en el espacio donde trabajo, les puedo invitar a unas cervezas allí.

¿Qué va a ser lo primero que hagas cuando se termine la cuarentena?

Volver a la rutina de los paseos. Ir andando y pensando es de las cosas que más me gustan. Valoraré que caminar al aire libre puede llegar a ser un privilegio. También me daré un homenaje, una fiesta dionisiaca con los míos.

Murcia Inspira - “Se puede encontrar creatividad en cualquier sitio”

Fotos cedidas por Sergio Porlán.


Comparte este artículo