Comparte este artículo

La primera pregunta es inevitable. ¿Cómo estás viviendo esta época tan distópica que nos ha tocado padecer?

Cuando alguien tiene una hija con discapacidad, prácticamente está recluido en casa, así que tampoco hemos notado diferencia. Sí, salimos menos, pero ha sido bastante parecido. Esto, salvando las distancias, porque en realidad ha sido un poco infierno, ya que al cerrar colegios y guarderías se ha trastocado su rutina y nos ha costado adaptarnos.

Laboralmente, los artistas somos los que mejor lo llevamos, porque vamos a tener un periodo de vacaciones hasta dios sabe cuándo. Intento contarlo de coña, porque está siendo bastante malo todo. Y no me puedo quejar mucho, porque hay gente peor, pero está siendo duro.

Murcia Inspira - “Los límites no tienen que estar en el humor, que es ficción, sino en lo que cada uno quiera consumir”

Me encanta el trabajo que tanto tú como el padre de Emma hacéis a través de las redes sociales en pro del reconocimiento y apoyo a la lucha contra el síndrome de Phelan McDermid. ¿Estáis viendo resultados? ¿Está la gente más comprometida?

No sé realmente cuál es la implicación que hemos conseguido en los demás por el trabajo que estamos haciendo, pero sí es verdad que alguna vez nos escribe algún padre o alguna madre con dudas, y se las intentamos resolver. Joserra (Nota del redactor: padre de Emma) más que yo, que es el neonatólogo. Y hay mucha gente que nos ha escrito porque no sabían que cuando hay un diagnóstico de TEA, tienen que hacerte una prueba genética para ver si ese trastorno del espectro autista no tiene causa conocida, o si está producido por un problema genético. Así nos enteramos de que Emma tenía Phelan McDermid. Nos escriben muchos padres que tienen un diagnóstico de 4 o 5 años, y que nunca le han hecho esa prueba. Es importante que se sepa la importancia de estas pruebas, y que las Comunidades Autónomas (creo que la Región de Murcia y alguna más son las únicas) las hagan.

Hay gente que, incluso, no sabía que su hijo tenía alguna estereotipidad del trastorno y se ha dado cuenta en alguno de mis monólogos, en las charlas TED que he dado, o en Twitter. Tenemos la suerte de tener un altavoz y creo que debemos usarlo para estas cosas.

Una de las cosas que a mí me han salvado en momentos en los que he tenido algún bajón anímico durante esta época ha sido el humor. Sigue siendo tan necesario…

Totalmente, porque además, con el confinamiento uno no puede ir a ver al camello (ríe). Hay hasta estudios científicos, metanálisis, de que los sanitarios que están en trabajos que son muy jodidos, como la oncología, son los que más usan el humor con las cosas que le pasan en su trabajo. En cambio, los que no usan normalmente el humor con las cosas que viven terminan teniendo el síndrome del quemado, cuando te satura tanto tu trabajo que no puedes realizarlo, y tienen que cambiar de empleo. ¡Fíjate lo importante que es el humor en momentos jodidos! Ayuda a aceptar la situación y a llevarla lo mejor posible.

Incluso el humor sobre la propia pandemia. Eso me viene a preguntarte si existe eso que llaman los límites del humor, y si así es, cuáles son.

No existen los límites del humor si estamos hablando de ficción, siempre lo digo. Otra cosa es que en tu vida real quieras acosar a alguien, molestarle y burlarte de él. Eso no es el humor de ficción, eso es la vida real. En la ficción no debería haber límites, pero luego, como pasa en todas las ficciones, uno debe decidir qué quiere consumir. Es decir, ¿por qué no le ponemos límites al drama? ¿Por qué está bien una película en la que a una niña de 7 años la violan? ¿Dónde están los límites del drama? Está claro que no le vamos a poner límites al drama, por muy desagradable que nos pueda parecer verlo, porque entendemos que es una ficción. Pues con la comedia, igual. La gente tiene que decidir qué quiere ver. A mí, por ejemplo, me da mucho asco la sangre, y más cuando es muy realista, por lo que nunca me pondría una película gore. Nunca. Me das 100 euros por ver SAW, y prefiero que te quedes con los 100 euros. Si tú lo vas a pasar mal escuchando un monólogo de Luis Álvaro o de Ignatius, pues no vayas a verlos, ve a ver a otros cómicos. Los límites no tienen que estar en la ficción, sino en lo que cada uno quiere consumir.

Funcionaria en excedencia para vivir una carrera en la comedia. Tu vida podría ser una serie de Netflix.

La verdad es que podría ser, pero ahora mismo tenemos mil series de mujeres humoristas. Pero está muy bien, y me gusta mucho que cada vez se hable más de esto y que plataformas como Netflix apuesten más por contenido de calidad creado por mujeres, o cuyas protagonistas sean mujeres. Y digo contenido de calidad, porque si queremos contenido cutre ya tenemos el 70% de las cosas que hacen los tíos (ríe).

Antes veíamos menos mujeres en la comedia, pero creo que ahora tampoco tienen el mismo altavoz que los hombres. ¿Qué piensas?

Pienso que siempre ha habido mujeres en la comedia de este país, y con papeles muy relevantes. Siempre ha habido un perfil de mujer cómica, y tenemos a Mary Santpere o a Lina Morgan. O Gracieta Morales. Mujeres cómicas ha habido siempre, pero creo, y a lo mejor es una cuñadez mía, que hubo un momento en el que se acabaron ese tipo de espectáculos, y cuando se empezó a crear el contenido televisivo se apostó solo por el papel de mujer guapa; y el papel de la mujer cómica se relegó. Al final, si querías salir en la tele tenías que tener el prototipo de mujer guapa.

En cuanto se han empezado a ver más mujeres en televisión, se ha abierto el abanico y ya no solo es la mujer mona, se apuesta por la mujer cómica. Es algo fantástico.

Murcia Inspira - “Los límites no tienen que estar en el humor, que es ficción, sino en lo que cada uno quiera consumir”

Y me imagino que tus comienzos no fueron fáciles.

Siempre me ha gustado la comedia, y le envié un email a Caco, que me encantaba, y me dijo: “todos hemos empezado de esta forma. Escribimos un texto, lo probamos, y cuando está bien se lo mandamos a Paramount Comedy y los correctores lo leen”. Yo dije, “buh, esto va a ser muy pesado. Escribo un texto en 5 minutos y se lo mando directamente, y mañana me están llamando para grabar”. Y efectivamente, me llamaron dos o tres días después, pero para reírse de mí. Me dijeron: “¿Y la cinta?”. Y yo… “¿qué cinta?” (ríe). Claro, la cinta o el CD que suele acompañar al documento de texto. Me comentan: “Sí, la gente suele mandar una grabación con el monólogo grabado”.

Así que cogí, fui a un bar de Murcia en el que hacían monólogos y le pregunté al cómico si podía subir, y me dijo que después de él. Subí 10 minutos y hubo 7 u 8 risas, un desastre. Lo grabé y sin editar, lo mandé. Me volvieron a llamar otra vez aún más descojonados (creo que quien me llama es Miguel Iribar) diciéndome: “¿esto es una broma?”. Les dije que me habían pedido una grabación y que era la primera vez que me subía a un escenario. Flipó. “¿Es la primera vez que te subes a un escenario? Mira, esta cinta es una mierda, es para tirarla a la basura, pero si me dices que es la primera vez que te subes a un escenario, has conseguido arrancar risas. Te voy a pasar con Chema Ruiz, que es un cómico de Murcia, y que te lleve de bolos y empiezas a probar el texto”. Y así empecé, acompañando a Chema, limando texto, y cuando ya tuve un espectáculo en condiciones mandé, de nuevo, la cinta y al final me cogieron.

¿Hemos aprendido de humor los españoles? Me explico. Antes triunfaba el humor más chabacano, pero cada vez tiene más fuerza el humor más fino, más trabajado, más inteligente; el humor negro, gente como Venga Monjas, Ignatius, Luis Álvaro…?

Creo que estás equivocado. Si te das cuenta, ¿quiénes son los cómicos más conocidos del país? No digo que no hagan humor inteligente, ojo, digo que no hacen humor para todos los públicos. Y además, suele ser un humor sencillo, no enrevesado, y no te creas que es fácil para el cómico. No es fácil escribir 20 minutos de buena comedia, que sea original, y que además llegue a la mayoría del público, tenga la edad, la cultura y el nivel de inteligencia que tenga. Es muy complicado. Ahora mismo, ese es el perfil que triunfa en España: un humor sencillo y blanco para todos los públicos. También es lo que más demanda la gente. Piensa que, con las redes sociales, hay gente que se queja por todo, y es mucho más cómodo hacer cosas que no generen críticas ni revuelo.

Una chica se quejaba en Twitter diciendo que muchos cómicos íbamos a lo fácil, haciendo chistes de que si las mujeres muy malas, o que la izquierda es mala… Esos chistes en los que, según ella, dejábamos a la otra persona por los suelos y el opresor es el que siempre gana. Pero es al revés, lo difícil es conseguir hacer una ficción en la que te rías. El problema es cuando solo se hacen chistes de un tema. Yo creo en la variedad en la ficción, y me preocupa mucho que se asocie la comedia en la ficción con la ofensa o con que pueda influir en las relaciones de la gente. Precisamente, la gente que se ríe con el humor negro muy bestia, son los que en sus vidas reales están más comprometidos con el tema con el que se están riendo. En cambio, gente que se ofende con lo que se ha dicho, son los que están menos comprometidos. Porque lo ven verdad; el otro, lo ve como ficción.

Por eso me pregunto si podremos ver alguna vez a Luis Álvaro, por ejemplo, presentar una Gala de los Goya al estilo Ricky Gervais.

Tengo que decir que no se permitiría, pero Santiago Segura, en algún speech que ha dado en los Goya, ha sido bastante heavy y me ha gustado mucho. No lo perdamos de vista. Pero creo que es complicado, porque aquí no hemos vivido todos esos años de comedia. Aquí están denunciando a humoristas, y allí llevan 50 años denunciando a humoristas. Ya lo han pasado, ya se llegó al estatus de “es comedia, y punto”, y ya está. Nosotros estamos en la parte de ofensa y denuncia. Las redes sociales tienen sus cosas buenas y sus cosas malas

Cuando alguien se enfada, y viene a decírmelo por Twitter, me hace mucha gracia, me divierte. Troleo a los que vienen a trolear. Si que, en algún momento, me puede molestar cómo se intenta tergiversar todo y cómo se está atacando a la ficción cuando ya no queda nada más. Cuando dicen que hay que hacer humor contra el opresor y no contra el oprimido, le están dando un valor de ofensa y agresión al humor. Si quieres usar el humor contra el opresor es porque quieres usarlo para atacar. Si de verdad quisiera ir contra los inmigrantes, contra las mujeres o contra los gitanos, no haría comedia, me afiliaría a VOX.

Hubo una reacción para aplaudir muy fuerte, que fue la del pueblo gitano a Rober Bodegas. Se grabaron haciendo chistes de payos, fue muy divertido, muy inteligente y la manera correcta de hacer las cosas. Esto es una ficción, todos podemos hacer humor de cualquier cosa. Es más, debe hacerse humor hacia todos los lados.

Murcia Inspira - “Los límites no tienen que estar en el humor, que es ficción, sino en lo que cada uno quiera consumir”

Murcia es la nueva Lepe. Razone la respuesta.

Sí, eso suelo decir siempre. Y creo que estamos perdiendo la oportunidad de aprovechar esto para generar turismo y conocimiento de producto, como hicieron con el fresón de Lepe y con las playas de la zona. Tendríamos que haberlo reconvertido en algo que mole y nos venga bien para dar a conocer la Región. E insisto, es una ficción. Los murcianos no somos tontos. Si coges la divulgación científica, de los laboratorios más top de España, muchos están en Murcia. Tan tontos no seremos. Luego, te vas a cualquier ciudad de España y hay murcianos trabajando en puestos importantes, mucha gente con talento. ¿Que ahora les ha dado por hacer chistes de tontos con Murcia? ¡Pues vale, qué más nos da si es mentira! ¡Aprovechémoslo!

Además, nosotros nos reímos muchos con esos chistes, los hacemos nuestros.

Totalmente. De hecho, eso implica mucha inteligencia, que quizás otras comunidades o provincias no tienen.

Y Murcia es referente en muchos sectores de la cultura. ¿Cómo valoras el talento que hay en la Región?

Tenemos mucho talento y no solo propio, sino que mucha gente buena está viniendo a vivir y trabajar aquí. La eligen porque es muy cómoda, bonita y se vive muy bien. Además, tienen a mucha gente a su alrededor como ellos. Así que estamos llamando a talento de fuera para establecerse aquí.

Todo ha cambiado, pero, ¿qué proyectos tienes en mente o tenías en mente antes de la pandemia?

Tenía un proyecto a punto de empezar, que ahora mismo está cancelado y no se sabe si se va a hacer o no, porque tampoco se sabe cómo va a ser la televisión dentro de un mes. Está todo parado. Y me pasa igual con los bolos. Si nosotros vamos a hacer bolos a bares con un aforo de 120 personas, y solo pueden entrar un 50%… ¿cómo lo haces? Va a ser muy complicado.

¿Cómo te ves en 5 años?

Teniendo en cuenta los cabezazos que me da Emma sin querer, espero estar viva. Con eso me conformo (río).

Foto de portada: RTVE
Fotos de la entrevista: cedidas por la entrevistada.


Comparte este artículo