Comparte este artículo

Murcia Inspira - «LWD me ha derribado una barrera invisible a la hora de contactar con otras profesionales»
Foto: La Cámara Roja.

¿Cómo surge Ladies, Wine & Design en Murcia?

Silvia Marte:  LWD es un movimiento a nivel global que arrancó hace unos tres años en Nueva York por iniciativa de la diseñadora creativa Jessica Walsh. Ella identificó que, en su entorno laboral, trabajaba mejor con los compañeros hombres que con las mujeres, con las que había falta de comunicación, un poco de falta de confianza… y, buscando una solución, empezó a organizar eventos a los que solo invitaba a compañeras del sector creativo con las que trabajaba. Fue un éxito total y se ha multiplicado por todo el mundo, ya está en los 5 continentes en muy poco tiempo… se nota que había una necesidad que estos eventos han cubierto. Nosotras llevamos 2 años de recorrido y nos sigue sorprendiendo la reacción de las asistentes, las ganas, la ilusión…

Olga Gómez Vivo: Nuestra compañera Laura Valero vio el evento en redes sociales y pensó que esta carencia también la teníamos en Murcia. Escribió a los organizadores, nos dieron el ok y ya está. Fue muy sencillo.

Teresa Hernández: En realidad, el movimiento está hecho y cada ciudad lo adapta. Sí que nos ayudan con la web, también en redes sociales publican contenido nuestro… pero tenemos libertad.

¿Os conocíais de antes?

S.M.: La responsable es Laura, que fue la que empezó el movimiento y la llamamos cariñosamente ‘la jefa’. Fue la que nos conocía al resto y nos puso en contacto, quedó un día con nosotras para tomarnos un vino, nos contó…

T.H.: Nos dijo “¿vamos?”. Y nosotras respondimos “pues, ¡vamos!”.

S.M.: Todas tenemos nuestras obligaciones, nuestra vida aparte… esto es rescatar tiempo de los huecos que tenemos. Pero no le podíamos decir que no. Además, cada una tenemos un perfil muy distinto y muy complementario. Laura, que es diseñadora gráfica, decidió dedicarse más a organización, ella es muy buena con los eventos. Olga lleva redes sociales y comunicación, Tere diseño gráfico y organización, Mabel más el concepto, las ideas… y yo la parte visual, así que está muy bien pensado.

O.G.: Ya tenemos la estructura, y ahora queremos crecer un poquito más. Nos gusta colaborar y nos encantaría implicar a más gente.

¿Hay más en España?

O.G.: Sí, hay en muchas ciudades.

T.H.: Está en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Asturias, Ibiza… (nota de la redactora: aquí puedes consultar las divisiones de LWD en España).

S.M.: En Barcelona trabajan muy bien, son nuestro referente, porque movilizan a muchas personas. Las chicas de Valencia, por ejemplo, vinieron por nuestro aniversario para contarnos cómo funciona allí el movimiento. Lo bueno es que te dan una base y luego cada grupo en su ciudad lo lleva a cabo como mejor cree.

Me interesa eso que decís de que, en el ambiente laboral, las mujeres tenemos poca confianza entre nosotras mismas… ¿por qué será?

S.M.: Nosotras hemos identificado también en nuestras carreras que con las mujeres hay muchas veces un cierto tipo de distancia…

O.G: Faltan referentes y contactos femeninos…

S.M.: A mí, LWD me ha derribado una barrera invisible que tenía a la hora de ponerme en contacto con otras profesionales, y esto les pasa a todas las asistentes que vienen a los eventos. Yo me he encontrado con profesionales de Murcia en los eventos, a las que conocía de muchos años y con las que, no sé por qué, había una cierta distancia. Pero luego se crea un espacio donde nos encontramos cómodas y estamos todas deseando derribar esa barrera.

T.H.: El ámbito en el que nos movemos (fotografía, redes sociales, diseño…) es un mundo, o ha sido, muy masculino. En una de las empresas en las que he trabajado, había solo una chica y cinco chicos más. En la siguiente, una chica, que era la jefa, y todo lo demás chicos… y yo pensaba “seguro que hay figuras femeninas que o por falta de confianza o de oportunidades no están ahí”. Por eso hay que sacarlas, buscarlas, darles confianza e inspiración, se tienen que arriesgar y confiar en que valen. La idea es esa, dar un altavoz a las chicas para que muestren su trabajo, tengan confianza al hablar y demostrar su experiencia, que sean valientes para ser autónomas… que sepan que hay alguien que les está apoyando.

S.M.: Por ejemplo, en la Escuela de Diseño de Murcia nos dijeron que hay un 64% de chicas matriculadas y 36% de chicos matriculados, pero luego esa proporción no se refleja en el mundo laboral y mucho menos en los puestos directivos.

Se pierden en el camino…

T.H.: Sí.

O.G.: El otro día, hablábamos de que otras profesiones están peor pero luego ves, por ejemplo, que en los Premios Nacionales de Diseño del año pasado todos los profesionales murcianos eran chicos, excepto Beatriz Suárez, de Estudio MABA. Los chicos son muy buenos profesionales, pero en Murcia también hay muy buena cantera de chicas diseñadoras que están escondidas porque son copys, diseñadoras de artes finales…

S.M.: Las currantas

O.G.: Sí, y eso ha pasado siempre, en la Bauhaus, en la escuela alemana… ahora no paran de sacar libros contando la historia de toda esas mujeres que estaban detrás sacando trabajo, por ejemplo, en Disney haciendo dibujos a mano, como todos… y eso no se ha contado nunca.

¿Será porque nosotras tampoco nos lo creemos? ¿Porque nos falta confianza?

T.H.: Yo creo que no tenemos confianza en nosotras mismas.

O.G.: No nos han dejado tener confianza. Este es el año de destapar toda esa mierda, hablando mal y pronto.

S.M.: Nosotras también tenemos un complejo enorme de no querer llevar el papel líder. Ahora estoy leyendo El segundo sexo, de Simone de Beauvoir, y habla de que en algunos aspectos ese reparto de papeles es cómodo. Para ellos, el establecer que nosotras somos inferiores, porque hace que el peor de ellos sea mejor que la mejor de nosotras, y para nosotras porque somos esa cara B de lo buenos que son ellos pero, por otro lado, el hecho de asumir que eres libre y no estás supeditada a nadie también es difícil de asimilar. Ellos son educados para ser responsables de su sino, y nosotras parece que tenemos ese paraguas para no tirarnos al abismo profesional, al riesgo de fracasar…

T.H.: Es verdad que tenemos miedo a equivocarnos, a veces tienes ahí el hacha del fracaso y dices “prefiero no equivocarme”.

S.M.: Es que ser valiente no es fácil, emprender no es fácil. Y además, nos faltan modelos de emprendedoras.

T.H.: Tener referentes te hace ver que no estás sola y lo ves de forma diferente.

Murcia Inspira - «LWD me ha derribado una barrera invisible a la hora de contactar con otras profesionales»
Foto: Fran Bécares.

¿Es LWD exclusivo para diseñadoras?

T.H.: Desde el principio estamos abiertas a todas las disciplinas.

O.G.: No queríamos limitarnos, esto es nuestro desde el principio y lo vamos a hacer a nuestra manera, y nos gustan tantas cosas… el primero fue creatividad y moda, luego ilustración, arquitectura…

¿Cómo definiríais lo que es ser una persona, una mujer, creativa?

T.H.: Es tener confianza en una misma.

O.G.: Libertad de creación.

S.M.: Todas las personas somos creativas, lo que pasa es que no lo sabemos o no lo averiguamos. Solo tienes que ver a los niños y niñas. Para la gran mayoría de cosas el sexo no influye, todos tenemos que expresarnos, a todos nos gusta movernos cuando escuchamos música, cantar, dibujar… pero la educación y la sociedad hace que nos volvamos en muchos aspectos autómatas, pero todo el mundo tiene un talento, ya sea escribir, hacer twerking… (Risas)

¿Habéis pensado en abrir los eventos a hombres? ¿Cuál es vuestra posición en este sentido?

S.M.:  Yo quiero dejar claro que en LWD lo importante es empoderarnos entre nosotras, crear ese espacio y derribar esas barreras. Eso nos hace más libres y fuertes, sobre todo por saber que el resto también está ahí. Ese es el objetivo principal y lo que estamos recogiendo.

O.G.: No hay nada de odio. Somos feministas por naturaleza, pero no nos juntamos para odiar a nadie.

T.H.: Las reuniones en un origen están solo abiertas para mujeres, pero sí que ha habido algo de controversia, porque nos damos cuenta de que, si lo que queremos es dar a conocer a figuras femeninas profesionales, también estaría bien que fueran hombres y las conocieran. Pero también es verdad que entre mujeres se crea un ambiente tan especial y bonito, de tanta confianza, hablamos sin miedo… es muy diferente y tenemos que aceptarlo.

S.M.:  Lloramos, reímos, bailamos, perreamos… ¿a qué fiesta has ido con música y alcohol donde solo haya chicas? Para mí era la primera vez y, además, parece que los chicos, en la gran mayoría de ocasiones, son los que determinan la relación entre nosotras por eso de los apareamientos y nuestra naturaleza animal, que condiciona la forma de relacionarte. Cuando no están y estamos nosotras solas y podemos hablar de nuestros sueños, problemas y suelo pélvico… ¡es lo mejor! (Risas)

¿Alguna chica ha descubierto un talento dormido en vuestros eventos?

T.H.: Pues no hemos tenido noticias de eso, pero molaría.

S.M.: Hemos tenido hasta políticas en los eventos. No hacemos ningún tipo de criba, simplemente tratamos de que no repitan demasiado, que haya circulación y vengan compañeras nuevas, pero tenemos perfiles distintos como maestras, psicólogas, profesoras de universidad… y eso es muy rico. No queremos que sea algo cerrado a diseñadoras o fotógrafas.

T.H.: Todas tenemos algo que aportar.

S.M.: En el evento que hicimos en Bullas había niñas, abuelas… nos interesa que los eventos sean intergeneracionales, porque nosotras somos de la misma edad y no queremos cerrarnos a nuestra generación porque aprenderíamos menos, por eso nos interesa hacer lazos. En el aniversario trajimos a Nieves Lázaro, directora de La Federal, una de las primeras agencias de comunicación de Murcia, una mujer con mucho recorrido.

T.H.: Una mujer que ya tenía experiencia, que contó cómo empezó en su época, las dificultades que atravesó… esa comparación es muy interesante, ese contraste, ver las trabas que tuvieron antes y las que tenemos ahora.

¿Cómo estructuráis los eventos?

O.G.: En general, elegimos tema y le damos literatura, y la guinda siempre es la música. Según el rollo de cada evento buscamos DJs, acústicos…

S.M.: Nos dimos cuenta de que era importante que cada asistente diga quién es y a que se dedican, porque así tenemos la posibilidad de mirarnos a los ojos, de crear un círculo, animamos a que vengan sin amigas para mezclarse más,.. y ese momento de presentación es muy curioso, ver cómo se presenta cada una… es muy humano y, además, se crea networking, porque la finalidad es esa, que se creen contactos, que salga trabajo. De hecho, ya están saliendo negocios a raíz de nuestra red.

T.H.: También nos hemos dado cuenta de que el tema del debate es muy interesante porque conocemos las experiencias de cada una, y presentarnos hace que cojas mucha confianza. Ya el miedo se te va. En el último fue muy acertado porque hubo mucha conexión, hicimos un taller en el que se ponían por parejas y una guiaba a la otra con los ojos tapados por la casa… vienen solas pero al final se van todas amigas.

S.M.: Siempre te quedas con la sensación de que quieres más. Hay conferencias, vino, música… pero sobre todo buscamos que sea una experiencia que no has tenido antes. Somos muy detallistas, les damos sorpresas… intentamos que encuentren más de lo que esperan, superar sus expectativas, para que no solo vengan por la calidad de los contenidos, sino que haya algo que se quede en la retina.

T.H.: Además hay gente que nos conoce ya por el boca a boca.

S.M.: En el evento de Molinos del Río montamos un ring, pusimos palomitas… montamos un buen show. Con el vino, la música… eso lo hacemos muy bien.

Murcia Inspira - «LWD me ha derribado una barrera invisible a la hora de contactar con otras profesionales»
Foto: La Cámara Roja.

¿Cómo veis el tejido creativo murciano?

T.H.: Yo creo que cada vez se nos ve más, Murcia está creciendo, aunque siempre con mucha cara masculina. A nivel de diseño, creo que se nos ve cada vez más, pero aún hay un trabajo que hacer.

S.M.: Ya tenemos profesionales para hacer eventos hasta el 2050 (risas). Hay muchísimo talento. Las asistentes son interesantísimas, tienen muchísimas cosas que decir… A veces nos pasamos de humildes, estamos acostumbradas a restarnos valor, pero cuando se crea el espacio para que cada una hable de lo suyo… es muy emocionante, cada una tenemos nuestro camino por hacer en cuanto a confianza, que es de lo que adolecemos en muchos casos las profesionales.

O.G.: Más que nuestro papel de darle difusión a Murcia, lo que queremos es eso, aumentar nuestra confianza, que se vayan con ilusión, que vean que son válidas, inspirar, empoderar.

¿Qué evolución habéis notado desde que empezasteis?

S.M.: Personalmente, mucha. Empezamos muy verdes, muy tímidas…

T.H.: Sobre todo, hemos ganado en confianza.

S.M.: Y a la hora de hablar en público… En el primer evento, no veas para decidir quién presentaba… (risas). A día de hoy cada una hace su parte, nos hemos enfrentado a nuestras limitaciones y hemos visto resultado. Solo el hecho de estar delante de las chicas y querer contarles algo en lo que crees…

O.G.: Sobre todo, hemos mejorado a la hora de ponernos a nosotras por delante. No teníamos contactos, hemos partido de cero, siempre hemos sido de estar por detrás… y dijimos “oye, pues vamos a ponernos delante un rato”. Así, hemos ido conociendo a gente y el círculo se va haciendo cada vez más grande.

T.H.: Ahora, hasta nos gusta el micrófono (risas) y nos está abriendo un abanico de contactos. Estamos conociendo a gente súper interesante.

Después de todos los encuentros que habéis realizado, ¿qué inquietudes veis entre las creadoras murcianas?

S.M.: Nos encontramos con muchas chicas que han estado viviendo fuera y vuelven a Murcia y se encuentran perdidas o solas. Muchas tenemos ese perfil. Sobre todo, lo que buscamos es crear un círculo de mujeres, un lugar en el que hablar y en el que te escuchen, donde tienes incluso más cosas en común que con tu gente, porque aquí compartes intereses, problemáticas… También existe una necesidad de formación. Queremos hacer cursos en teoría feminista, hablar en público, gestión financiera de tu empresa… aprender técnicas que refuercen y empoderen.

Veo que habéis tenido hace poco un encuentro sobre sexualidad. ¿Cómo creéis que afecta nuestra sexualidad a nuestra creatividad?

T.H.: Vinieron Folk Vibes, unas ilustradoras enfocadas al feminismo, y también SexToB, sexólogas, y con ellas buscamos enseñar el papel de la mujer dentro de una organización empresarial y sus connotaciones, hablamos de acoso laboral, hasta hicimos un taller para dibujar nuestra propia vagina…

S.M.: Hablaron con toda la naturalidad de nuestra anatomía, de nuestros ciclos, del sexo femenino… yo, con 34 años, noté que tenía resistencias cuando me creía que no. Para mí fue muy revelador. Hay mucho trabajo que hacer.

O.G.: La conclusión fue que no nos conocemos.

S.M.: La sexualidad está ahí, no puedes negarla. El hecho de decir que somos iguales ya en sí es una falacia, no lo somos.

O.G.: Tenemos que hacer un capítulo 2 de ese evento. ¡Dio demasiado juego!

También habéis tratado el tema del ecologismo, ¿verdad?

S.M.: En varios eventos hemos hecho un guiño al ecologismo. Uno lo hicimos en Huerto Lab, y vino una empresaria de plantas medicinales y especias que hizo un taller en el que cada una plantaba su proyecto personal, con toda la simbología que ello conlleva. En Bullas tuvimos a la representante de Biosegura, una asociación de consumidores de agricultura ecológica que nos habló de las semillas, de la forma de consumir… así que no nos cerramos exclusivamente al diseño. Todo bebe de todo.

Murcia Inspira - «LWD me ha derribado una barrera invisible a la hora de contactar con otras profesionales»
Foto: La Cámara Roja.

¿Qué planes de futuro tenéis?

T.H.: Vamos de menos a más. Hay mucho pensado y vamos poco a poco, porque es verdad que, el tiempo que le dedicamos, es parte de nuestro tiempo libre. Aunque ojalá pudiera terminar dedicándome exclusivamente a esto, porque me llena y creo que a todas nos pasa lo mismo. Tenemos muchas ganas de hacer cursos de formación, retiros de fin de semana…

S.M.: Un festival… tenemos muchas ideas, y ahora hacemos más puestas en común que nunca, hacemos una reunión semanal, que eso antes no lo hacíamos. Estamos más exigentes que nunca con nosotras mismas, cada una tiene sus tareas más definidas… queremos hacer eventos de meditación y yoga, eventos para personas de otros países, para adolescentes… trascender, no quedarnos solo en lo que estamos haciendo. Esto no tiene fin. También tenemos que crecer siendo más en el equipo. Y que no nos cueste dinero, eso también. Porque hay mucho trabajo detrás, a lo mejor parece desde fuera que no es tanto, pero estamos arañando de donde no hay, por creer que sí que tiene un eco social y creer que estamos haciendo algo positivo, pero llega un punto en el que necesitas que tanto esfuerzo y energía invertidas te reviertan, y no solo por el placer de hacerlo.

O.G.: Nos gustaría organizarnos como club, como asociación, que se unan otras compañeras a nosotras, que las marcas nos busquen y no tengamos que ir nosotras… tenemos nuestros sponsors fijos sin los que no podríamos haber hecho los eventos… pero queremos que vaya a más.

T.H.: Es verdad que una de nuestras prioridades es contar con gente de Murcia, porque es donde estamos y hay mucho talento, pero también nos atrae traer profesionales de fuera. ¡Vamos en camino!

Fotos: Fran Bécares y La Cámara Roja


Comparte este artículo