Comparte este artículo

Califica este artículo

Desde una ‘Bailar en la tormenta’ que funciona con la misma efectividad como declaración de intenciones que como radiante punto de partida, hasta ese desenlace titulado ‘Solo tu victoria’, ejemplo de que la épica pelea siempre mejor con la sensibilidad más transparente de aliada, Kuve ofrece un auténtico arsenal de hits en potencia como, por citar los ejemplos más destacados, ‘La noche en la que no vamos a desaparecer’. ‘El mundo es tuyo’, ‘Ha sido un gusto’ o ‘Punto equidistante’, temas que, además de elevar el listón dejado por sus dos estupendos predecesores, ‘Regresión’ y ‘Kuve 3.0’, asientan un discurso musical en pleno estado de forma. Frente a la oscuridad, mejor danzar en mitad del incendio. Charlamos con Maryan.

En tiempos en los que la oscuridad y los tonos grises parecen cada vez más omnipresentes, ¿cómo surge la idea de apostar de una manera tan decidida por la luz con un disco como ‘Castillos de fuego’?

En realidad es todo algo más personal. Casi siempre me gusta hablar de mis historias en mis canciones y en el disco anterior ya había dado demasiado protagonismo a algunas sombras, así que ahora era el momento de las luces, de hablar de los seres de luz que me han rodeado siempre y de los que han aparecido en mi vida para hacerme ver las cosas de otra forma.

¿Cuánto tiene este álbum de agradecimiento, reivindicación y declaración de intenciones?

¡Mucho, muchísimo, demasiado! (Risas) Es un homenaje a toda la gente que está siempre a tu lado, en las duras y en las maduras, a las personas fuertes y valientes, a las mujeres de este mundo, a toda aquella persona que sale más fuerte ante las adversidades. Hablo de escapar de lo que no nos hace bien y de tener cerca a quien nos da luz y aporta belleza a nuestras vidas.

Cada uno de tus discos hasta la fecha ha jugado siempre, de manera acertada, con el concepto de viaje. En ese sentido, ¿hasta qué punto le das importancia al orden en el que se suceden las canciones a la hora de buscar esa coherencia interna?

Hay que darle muchísima importante a este orden, es lo que va a llevar a alguien que nunca te ha escuchado a darte una primera oportunidad. Y a los que sí lo han hecho a dejarse llevar en ese viaje. Creo que cada canción tiene unos matices y unas formas diferentes y tenemos que armar ese puzle de forma consciente.

¿Han influido de alguna manera tus anteriores trabajos, ‘Regresión’ y ‘KUVE 3.0’ en estos ‘Castillos de fuego? Es decir, ¿aquellas huellas han marcado en cierto modo el camino hasta este nuevo disco?

Por supuesto, siempre influyen los anteriores trabajos, ya sea para seguir una línea que te ha gustado hasta ahora en tu estilo como para cambiar cosas que en este momento te hacen sentir más cómoda o con las que te apetece experimentar. Creo que en ‘Castillos de fuego’ se nota una gran diferencia con respecto a los otros trabajos y ese es siempre mi objetivo cuando empiezo a trabajar en un nuevo disco, que se note que hay una evolución.

Estos ‘Castillos de fuego’, ¿nacen más de las cenizas o de la cuenta atrás de una mecha que había que encender ahora o nunca?

Creo que son un poco las dos cosas. Es decir, esas cenizas que quedaron han hecho que se encienda una nueva mecha con más fuerza que nunca y que quiera explotar por todo lo alto.

En este nuevo trabajo regresa Raúl de Lara a la producción tras la labor que llevaron a cabo Ramiro Nieto y Martí Perarnau en el estupendo ‘KUVE 3.0’. ¿Qué motivó esta vuelta, en este sentido, a los orígenes?

Trabajar con Raúl es como trabajar con la familia, me siento muy cómoda con él. Cuando proponemos ideas todo fluye, nos entendemos de una forma increíble y al final pasas muchas horas en el estudio y quieres tener a alguien cerca que consiga que te crezcas en ese momento creativo. Hemos compartido muchísimos momentos mágicos. En la grabación de mis tres discos ha sido así, tanto con Rams y Martí como con Raúl y eso es una suerte, la verdad.

Murcia Inspira - “Ha sido una década de aprendizaje, de madurez, de prueba y error”

¿Cuál es el elemento principal que aporta Raúl al sonido que buscas para tus discos? ¿De qué manera trabajas con él en estudio?

Es alucinante como coge una canción y la convierte en algo grandioso. Hemos trabajado mano a mano en la pre producción del disco y hemos cuidado cada detalle antes de meternos a grabar. Las bases rítmicas, los coros, cada acústica que hemos metido, cada arreglo al teclado, guitarras… ¡A todo le hemos dado mil vueltas! Cuando eso ya está más que mirado, entonces metemos a la banda y a Jorge en acción y allí ya empieza todo el lío (risas).

Otro de los nombres ilustres que aparecen en este nuevo disco es el de Jorge Girao (Second), quien ha participado activamente en tareas de composición y arreglos. ¿Cómo surgió esta colaboración y en qué aspectos hacíais más hincapié a la hora de desarrollas esos dos ámbitos?

Con Jorge llevo muchos años trabajando y surgió de forma natural. Con él me siento muy tranquila trabajando y cuando se lo propuse, no lo dudó.En la composición instrumental, que fue la que hice con él, hacíamos hincapié en que los arreglos de guitarra y teclados nos teletransportaran hacia otros lugares y que las estructuras tuvieran algo nuevo, algo que diferenciara ‘Castillos de fuego’ del resto de los discos.

¿De qué manera cambia tu manera de trabajar sobre las canciones cuando lo haces en equipo en relación a los momentos en los que te encuentras sola frente a la hoja en blanco?

Es muy diferente. Cuando me siento sola delante de una hoja en blanco, cuando estoy en casa grabando cada acorde de los temas que han venido a mi cabeza son momentos íntimos, solitarios y, a la misma vez, dejas volar la imaginación hasta límites insospechados, tormentas de ideas, pruebas y error. Sin embargo, cuando trabajo en equipo es todo más disciplinado, aunque también dejes fluir tu creatividad, como por ejemplo hacía con Jorge. Nos poníamos un horario y en ese tiempo creábamos en conjunto y salían cosas increíbles. Es distinto pero cada una de las dos formas tiene su aquel.

En un sentido estrictamente sonoro, ‘Castillos de fuego’ apuesta decididamente por una épica tan medida como espectacular. ¿Se trabajó de alguna manera especial esta sensación de explosión constante que tiene el disco?

Lo cierto es que la forma de trabajar las bases que tiene Raúl es muy especial. Eso hace que ya de primeras partamos de algo que, ya desde la transformación inicial de una maqueta, nos hace vibrar y sentir que ha crecido enormemente. Durante la grabación hablábamos mucho de esa epicidad que a los dos nos encanta y que nos convencía para ´Castillos de fuego´. Creo que al final muchos temas han quedado así, pero sin perder nunca las guitarras poderosas.

Y en lo que tiene que ver con las guitarras, ¿habéis hecho especial hincapié en su sonido? Se trata, en mi opinión, de uno de los aspectos en los que se nota más claramente el fantástico trabajo de producción.

Sí, lo hemos trabajado mucho en la grabación de las maquetas, antes de entrar a la pre producción del disco. Hemos cuidado cada detalle y en ese sentido Jorge ha sido el que manejaba hilos. Él es capaz de sacar mil sonidos de guitarra espectaculares con sus cacharros en un mismo tema. A veces era imposible elegir entre tanta capa porque todo nos gustaba. Hemos pasado muchas horas eligiendo sonidos, aunque también aparecieron algunos nuevos en el estudio.

Actualmente te encuentras en plena gira de presentación del disco. ¿Qué balance haces hasta la fecha de estos conciertos?

Estamos súper contentos con la respuesta de la gente. Ya veo a gente cantar los temas nuevos y eso me hace una tremenda ilusión. Afortunadamente están saliendo muchas fechas y cada vez se une más gente a vernos. Es una gozada salir al escenario a tocar y cantar los nuevos temas.

¿De qué manera planteaste esta nueva salida a los escenarios? El disco está claro que cuenta con potencial de sobra como para estallar en directo

El directo junto a las canciones es lo más importante, por lo que en cuanto terminamos de grabar con Raúl nos pusimos con él a hacer la producción del directo con la banda. Hemos analizado cada tema y lo hemos adaptado al directo que queríamos dar y la verdad es que nunca hemos salido tan preparados para una gira, con las cosas tan claras y con un directo tan potente. Todo encaja y es necesario ir dando saltos cualitativos en el directo, aprendiendo de los errores.

No son pocas las artistas que aseguran que las giras suponen una etapa magnífica para componer. ¿A ti te sucede igual? ¿En este nuevo salto a la carretera se están empezando a dar los primeros pasos del futuro de KUVE?

Esta cabeza no puede parar y se me han ocurrido algunas ideas para el próximo disco (risas). Ya estoy empezando a pensar en algunos temas nuevos, aunque la verdad es que estoy bastante centrada en la gira porque todas las semanas tenemos algún concierto y no tengo demasiado tiempo. Pero la maquinaria no puede parar nunca y me gustaría tener ya bastantes canciones nuevas para finales de este año. 

El primer single del disco, la vibrante y sensible ‘El mundo es tuyo’, la definiste como un homenaje a todas las mujeres que día a día tenéis que afrontar y superar todas las barreras que os pone la sociedad. ¿Cómo surgió este tema y por qué decidiste que fuera el adelanto inicial de ‘Castillos de fuego’?

Este es un tema del que quería hablar desde hace mucho tiempo porque me toca a mí y a todas la a mujeres de este mundo. Me emocionaba la idea de poder lanzar al mundo un mensaje de fuerza y valentía hacia las mujeres y lo escogí como primer single porque es positivo, porque define la energía renovada que traigo con este disco.

¿Hasta qué punto consideras que la música es importante a la hora de transmitir este tipo de mensajes sociales tan relevantes y necesarios al público?

La música es necesaria y es capaz de crear sensaciones en una persona que marcan para siempre. Cuando nos ponemos una canción nos transporta a lugares, a momentos, nos recuerda a personas, nos hace ver las cosas de otra forma, nos pone tristes, alegres, etc. En definitiva, nos influencia muchísimo.  Así que, si con mensajes como el de ´El mundo es tuyo´ puedo poner mi granito de arena, seré más que feliz. En este caso, en esta lucha que tenemos es muy importante que alcemos la voz y yo tengo la suerte de poder hacerlo mediante la música.

Murcia Inspira - “Ha sido una década de aprendizaje, de madurez, de prueba y error”

Mirando de manera un poco más directa la presencia de las mujeres dentro del panorama cultural actual, y especificando todavía más en la Región de Murcia, ¿qué papel crees que estáis teniendo las artistas dentro de nuestra escena musical?

Creo que la visibilidad de artistas femeninas, a nivel regional y nacional, es muy importante, que se creen referentes, que se dé importancia a las mujeres y que no tengan que demostrar algo más por el hecho de serlo. Se nos ve a pocas y el objetivo es que cada vez se nos vea más. Por ejemplo, en nuestra región hay mujeres como Rocío Ramos que, si fuera hombre, sería mucho más reconocida. Ella es productora, compositora, ilustradora… Estoy segura de que, si se diera más visibilidad a este tipo de mujeres inspiradoras, muchas niñas querrían seguir sus pasos.

En relación al movimiento feminista, ¿eres optimista de cara al futuro? ¿Crees que es más largo el camino por recorrer o el tramo que ya se ha recorrido?

Yo siempre soy optimista, estamos en una lucha continua y creo que hemos recorrido un largo e importante camino, que está calando y cambiando muchas cosas, pero desgraciadamente es muy difícil cambiar mentalidades al cien por cien y reeducar a gente que vive en un mundo pasado. Hay camino que recorrer todavía, pero seguiremos ahí.

Tras seguir tu carrera atentamente, me da la sensación de que eres una artista cuyo nivel de exigencia es bastante alto. ¿Me equivoco?

Soy muy exigente y muy cabezota, pero es qué hay que trabajar mucho para dar pequeños pasos e ir logrando objetivos. Vivir siempre cada momento, por supuesto, pero no parar de trabajar y de seguir aprendiendo y creciendo.

En ese sentido, ¿hasta qué punto crees que es importante para una carrera musical mantener esa sensación de responsabilidad, de compromiso?

Yo estoy comprometida con esto y siempre me marco metas. Es mi vida profesional, así que supongo que la mantendré siempre.

Una de las mejores canciones de ‘Castillos de fuego’ es ‘Punto equidistante’, un fantástico tema que, además, cuenta con un título que sirve la pregunta en bandeja de plata: ¿Dónde buscas (o encuentras) ese lugar a medio camino entre el pasado y el futuro a la hora de reflexionar sobre tu carrera y tus canciones?

Siempre en las personas, en la reacción del público.

En 2019, KUVE cumple diez años, una fecha lo suficientemente imponente como para poder llevar a cabo un balance profundo. ¿Cómo ha sido esta década de discos, escenarios y canciones?

Ha sido una década de aprendizaje, de madurez, de prueba y error. He aprendido mucho en el estudio, encima de un escenario, en el proceso creativo…Si pienso en la Maryan que empezó hace diez años creo que mantengo la misma esencia y la misma ilusión, pero con mucha más experiencia y madurez musical. Solamente espero volver a decir lo mismo dentro de una década.

¿Cuáles son las sorpresas más agradables y las decepciones más mayúsculas que te has llevado a nivel profesional en estos años?

Bueno, quizás si tuviera que pensar en algo que me haya decepcionado es ver como hay gente dentro de la industria musical que piensa más en dinero que en música y en los músicos. Sorpresas agradables, sin lugar a dudas, haber conocido a un grupo de gente increíble que actualmente es parte fundamental de mi vida.

En estos tiempos que corren, ¿se hace cada vez más necesario bailar en la tormenta?

Siempre es importante seguir con fuerza después de momentos difíciles y esperar la siguiente tormenta bailando, sabiendo lo qué hay, lo que nos hizo débiles en algún momento y lo que no nos va a hacer seguir siéndolo y, desde la experiencia, luchar contra ese mal. Y siempre, entre tormenta y tormenta, valorando lo que tenemos y nos hace felices. Tienen que ganar los buenos, lo bueno.

Imágenes cedidas por la artista


Comparte este artículo