Comparte este artículo

Murcia Inspira - “El simple hecho de que exista la palabra futuro dentro del proyecto es ya algo que celebrar”

 

¿En qué momento y por qué decidís llevar a cabo el cambio de Estúpido Flanders a  AA Mamá?

Fue hace aproximadamente un año. Después tardamos otro medio año más en dar con el nombre. Para nosotros era una manera de dar el salto y cambiar de etapa, aunque en el fondo siguiéramos siendo los mismos

¿En qué aspecto ha influido de mayor manera vuestro anterior proyecto en esta nueva etapa?

Realmente nosotros nos sentimos igual, seguimos haciendo canciones porque nos gustan. El resto es un añadido.

¿Qué creéis que es lo mejor que aportan Juanmi Martínez y Víctor Rodríguez a las canciones? ¿De qué forma se establece esa dinámica de creación del grupo?

Juanmi y Victor son unos músicos increíbles y unos tíos geniales. Lo mejor que tienen es la facilidad para trabajar con ellos a nivel musical, tienen un talento increíble. Cuando les enseñamos una canción nueva la hacen suya enseguida y tienen muy claro por dónde van los tiros.

Para esta nueva ruta profesional habéis saltado del inglés al castellano. ¿Era un cambio pensado de antemano o surgió de un modo natural?

Siempre hay un poco de todo en este tipo de decisiones. Llevábamos un tiempo pensando en dar el paso aunque nos daba algo de miedo. Un día, casi sin querer, salió una melodía y una letra que nos encajaban en español, nos gustó y seguimos adelante con ello. Ya las siguientes fueron rodadas.  No nos hemos sentido incómodos con el cambio en ningún momento. De hecho, si así hubiese sido, hubiéramos dado marcha atrás.

¿De qué forma ha influido en vuestra manera de componer este giro?

Al principio teníamos miedo a perder fuerza en las melodías y a entorpecer el proceso creativo, pero nada más lejos de realidad. Todo ha seguido igual, es más, creemos que hemos ganado cosas. La carga emocional y libertad que nos ha dado escribir en español ha sido brutal. Ahora sentimos las canciones muy nuestras.

Murcia Inspira - “El simple hecho de que exista la palabra futuro dentro del proyecto es ya algo que celebrar”

 

La extraordinaria ‘Volver a casa’, vuestro tema de presentación, transmite una emoción desbordante desde su primera nota hasta el último de sus ecos. ¿Cómo surge esta canción? ¿Cómo fue el trabajo con ella?

Esta canción estuvo a punto de no llegar al EP, la compusimos un mes antes de irnos a Aranda a grabar. Pablo trajo una melodía de guitarra que nos recordaba a los Smashing Pumpkins. La simpleza de esa melodía fue evolucionando a algo más épico. Este tipo de canciones grandilocuentes nos tiran mucho.

¿Por qué fue la canción escogida para presentar ‘Llama cuando llegues’? ¿Os costó mucho seleccionar el single?

Creíamos que resumía muy bien el disco a nivel conceptual. En el EP machacamos mucho la idea de sentirnos solos ante el peligro y querer dar marcha atrás con todas las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestra vida. Lo de ‘Volver a casa’ era un buen comienzo y, además, nos parecía que tenía aplomo de single.

¿Cómo definiríais la casa musical de AA Mamá?

Nosotros nos imaginamos la típica casa de campo con mucha luz natural y ventanales gigantes. Igual esto es una aspiración más que una realidad. Igual es más parecida a un piso enano, cerrado a cal y canto y frío como un Chambi.  

¿Dónde creéis que habitan más dosis de inspiración, en las despedidas o en los regresos?

En quedarte a medio camino entre irte o quedarte. Eso es jodido a más no poder.

Algunos hemos tenido ya la enorme suerte de escuchar el maravilloso EP, pero, para aquellos que anden anclados en la impaciencia, ¿cómo lo describiríais vosotros? ¿Qué tratáis de transmitir con él?

Es un EP de folk y pop, con mucho peso de guitarras y melodías. En él hablamos de emociones que para mucha gente de nuestra generación pueden resultar familiares, como sentirte anclado a ningún sitio o la avalancha de los veintipico.

En ese sentido, ¿soléis escuchar a menudo vuestras propias canciones? ¿Sois muy críticos con ellas?

Solemos escucharlas cuando nos pasan los masters y poco más. Somos un poco maniáticos y cada vez que las escuchamos pensamos: “¿y si este arreglo lo hubiéramos hecho así?”. Así que las escuchamos poco y nos evitamos un disgusto.

¿Han cambiado mucho las canciones desde su origen como maquetas hasta su resultado final en el disco?

No demasiado. Solemos tener bastante claras las estructuras y cómo queremos que suene antes de entrar a grabar. Si que es cierto que José Caballero nos ha dado un empuje en el tema de producción y los temas suenan más compactos de lo que habíamos planeado.

Murcia Inspira - “El simple hecho de que exista la palabra futuro dentro del proyecto es ya algo que celebrar”

 

¿Trabajáis de alguna manera en especial en el tratamiento de las voces? Es decir, ¿hasta qué punto os gusto controlar los distintos juegos vocales a los que se prestan vuestras canciones?

Es algo muy importante en el proceso creativo y solemos estudiar cada giro de la voz principal. Combinar varias voces y jugar con ellas es algo que nos encanta. Es un camino que estamos empezando a recorrer y puede ser algo que nos dé mucho juego en un futuro.

¿Sois muy metódicos en el estudio o preferís ceder siempre espacio a la improvisación y la sorpresa?

Lo llevamos todo bastante estudiado de casa, somos una banda con sonidos orgánicos y nunca hemos hecho producciones muy grandes, nos gustan las canciones limpitas. Además, por temas prácticos, nos es difícil entrar a un estudio sin cronómetro, aunque es una experiencia que nos encantaría vivir en un futuro.

Los temas que hemos podido escuchar, pese a sonar profundamente contemporáneos, tienen cierto aura de clasicismo. ¿Tenéis influencias musicales actuales o vuestras referencias corresponden más a propuestas de décadas pasadas?

Nuestras influencias son variadas y cada miembro tiene las suyas: Juanmi va por el latin, Vic por el jazz, Pablo es más rockerillo y yo quizá un poco más folk. Aun así, coincidimos en muchas referencias. Cuando estamos juntos escuchamos desde El Cigala a Jero Romero, pasando por AC DC y Alabama Shakes. Todo muy loco.

¿Dónde buscáis ese equilibrio entre la calma del folk, la épica del rock y la inmediatez del pop que caracteriza vuestras canciones?

Pues del mejunje que te contaba anteriormente surgió esta mezcla. Quizá más motivada por Pablo y por mí, que solemos llevar las ideas para construir canciones, aunque todos aportamos nuestro rollo.

La respuesta tanto de crítica como de público tras el lanzamiento de ‘Volver a casa’ ha sido muy entusiasta. En ese sentido, ¿cómo gestionáis las expectativas desde la banda?

No nos venimos arriba muy fácilmente, la verdad. Nos alegra infinito que a la gente le guste pero al final es solo un pasito de los diez mil que hay que dar. Por sí solo no significa nada pero con el tiempo suma.  Muchas veces echamos la vista atrás y flipamos con tonterías que hace unos años eran casi impensables, pero aquí están. No nos puede hacer más felices vivir esto.

Para AA Mamá, ¿el futuro es expectación, vértigo o una combinación de ambas cosas?

Es una aspiración. El simple hecho de que exista la palabra futuro dentro del proyecto es ya algo que celebrar.

¿Os sentís parte de la escena musical de la Región? ¿Qué opinión tenéis de ella?

Sí, ¿no? Somos casi de Murcia y tenemos una banda. Nos gusta que haya salas y grupos, aunque no tenemos muy claro que el público murciano apoye tanto a las bandas emergentes como se presupone. Es un tema complejo. Siendo sinceros, se nos escapa un poco la definición de “escena”.

En esta línea, ¿consideráis que estamos ante una nueva generación de bandas y artistas musicales que están (estáis) protagonizando una especie de nueva edad de oro a nivel regional?

Hay muchas bandas murcianas que están llenando salas en nuestro país, es flipante. Si calculamos a cuántas bandas salimos por murciano, tocamos a media banda emergente por persona, fijo.

¿Qué consejo les daríais a aquellos jóvenes que no se atreven a dar el paso definitivo para tratar de labrarse un futuro en la música por el tan comentado estado de la misma?

Que nos den consejos a nosotros, que estamos cansados de despertarnos a las 8 para ir a currar. Si este no les vale, les recomendamos que se compren una guitarra en llamas y que toquen el rock and roll.

Fotos cedidas por la banda.


Comparte este artículo