La literatura lésbica no es un género, por supuesto que no, añado yo. Por eso me gusta que la editorial haya apostado por los géneros en primer lugar. ¿Acaso no es necesario que cada vez más se normalicen las historias con personajes de todo tipo? Somos y no somos iguales, tenemos derecho a vernos y a mirarnos desde cualquier ángulo.

Un día, paseando por Facebook veo la presentación de un libro titulado Girl, girl, girl,me gusta la portada, el título… Investigo un poco y se trata de una editorial de la que no tengo ni idea. Se llama LES. ¿Se puede saber cuál es editorial esta? 

Es una editorial que surgió casi por casualidad. Yo soy la culpable. Vengo del mundo audiovisual pero corregía y maquetaba. Estuve trabajando en una editorial, hice cursos, me formé y pensé que tenía que hacer algo con ello. Estuve pensando en servicios editoriales, pero cuando estaba gestando esa idea, conocí una web llamada Wattpad, en la que se publican sobre todo, Fan Fiction,y la gente sube sus escritos; no todos son amateurs, de hecho, varias obras se han publicado luego a través de editoriales grandes y han tenido mucho éxito. De repente, vi que había cantera, no solo de autoras, si no de público joven. Me di cuenta entonces de que había mucha demanda LGBT. La gente quería leer y escribir sus historias, porque son muy pocas las que aparecen en series o películas. Así que, como vi tanto cantera de autoras como de lectoras, dije Voy a por ello. Ya tenía entonces, la línea editorial. Hay otras editoriales que sí se dirigen a un público LGBT pero para mujeres solo, no, que yo sepa. 

Estaba yo pensando que molaba un montón una editorial solo de mujeres, de la comunidad LGTB y que sea de Murcia ¿Por qué no lo sabía?

Porque soy una mala relaciones públicas (risas). Empecé esto pensando que iba a llevar una vida tranquila de correctora y maquetadora en mi casa, pero he visto que realmente ha tenido muy buena acogida y buenas críticas. Los libros son buenos, pueden gustarle a cualquier persona de cualquier edad. Tenemos una premisa y es que los protagonistas LGBT tienen que estar integrados en la trama como cualquier otro, la trama no gira en torno a ese hecho en concreto, tenemos novelas de ciencia ficción, de fantasía… No tendrían que ser LGBT pero el hecho de que lo sean es importante. La gente quiere encontrarse en las historias que lee, se intenta normalizar, visibilizar desde la normalidad, sin centrarse en el hecho concreto, simplemente que esté ahí. Pepita tiene novio o tiene novia. ¿Qué más da? ¿Por dónde íbamos?

(Risas) Porque tú pensabas que ibas a tener una vida muy tranquila… 

No me gusta nada estar en el foco, pero como realmente la editorial ha crecido y hay demanda, empieza a ser visible. A partir de la primavera, vamos a hacer una campaña de verdad. Cuando empezamos, estaba yo sola con otra chica, Noelia, que se encarga de la parte más visual, de la página web y los booktrailers. Luego tenemos otra chica que lleva todo el tema de los feminismos; ella va a elegir los temas a tratar en los ensayos de feminismo que iremos publicando, todavía no tenemos nada, pero estamos preparando varias cosas y ella es una experta en teoría feminista. También contamos con Thais, que vive en Barcelona y que lleva todo el tema de los eventos. Queremos darle ahora un empujón definitivo y darnos a conocer en distintos medios, hacer una promoción propiamente dicha.

Murcia Inspira - “Las personas LGTB+ están deseosas de ver sus historias en la ficción”

Tú que pensabas ir a la chita callando… 

Ingenuamente, sí. Cuando empiezas tampoco sabes muy bien a dónde va a ir lo que haces, por eso iba con pies de plomo cuando solo teníamos tres libros. Además, la promoción nunca ha sido mi fuerte. Pero el boca a boca ha hecho mucho y más teniendo en cuenta que está enfocado a un público particular, aunque lo pueda leer cualquier persona. 

Aunque sea, como tú dices, un público restringido, actualmente creo que tiene mucha cabida y visibilidad. ¿Es el momento de una editorial como LES?

Sí y además están surgiendo más. Este mes han surgido dos editoriales LGBT enfocadas sobre todo a género fantástico y de terror, que es un género que la gente más joven demanda mucho, también están enfocadas a minorías, a hablar de género… 

Curioseando la web para preparar la entrevista, leí que LES es una editorial dirigida por mujeres en la que se publican libros para mujeres escritos por mujeres ¿Sigue siendo necesario algo tan tan específico? 

Sí, aunque no debería serlo, porque debería estar integrado; deberías poder encontrar estos libros en cualquier librería sin necesidad de que sea especializada, sin que tenga que decirse que es literatura LGBT. Haberle puesto un nombre más neutro y no publicitarla como una editorial para mujeres de la comunidad LGBT, a lo mejor me habría abierto más puertas a los lectores en general, pero también me habría cerrado a la gente a la que de verdad está buscando este tipo de literatura y no quiere perderse en una maraña de libros; lo que quiere saber es que va a encontrar aquí sus historias. Así que optamos por eso, por especializarnos y decir, obviamente, es para mujeres de la comunidad LGBT como protagonistas, pero que pueden ser leídas por cualquier persona. 

Como siempre hemos leído cualquier libro 

Por ejemplo, en un libro de ciencia ficción, de lo que menos se habla es de la posible relación que vayan a tener las dos protagonistas. En realidad es casi lo menos importante, pero que estén es importante, esa es la diferencia. Hay gente que quiere verse reflejada en sus historias. 

¿Por qué LES?

Para ponerle un nombre a la editorial, lo tuvimos claro, era algo obvio. Pero también vas a encontrar mucho más a parte de relaciones lésbicas. También queríamos hacer un guiño al lenguaje sobre el género neutro. Hay gente que pide que la llames con el artículo neutro, gente no binaria. y quién eres tú para no llamarlos como quieren. Ese LES también tiene que ver con el género neutro.

¿Hay demanda de ese distintivo? 

La editorial se mueve por lugares donde un 20/30% de las personas utilizan el neutro le. Llámame elle, por ejemplo. Es una realidad que ya estaba pero que no tenía nombre. Igual que se inventa una cosa que no tiene nombre y se le crea uno, aquí pasa algo parecido, lo que ocurre es que el concepto ya existía. Gente no binaria ha existido siempre, pero no se la nombraba. 

Me gusta que se utilice, pero es verdad que aún me suena raro

Hay gente que se preguntará si es necesario. Yo, por ejemplo, en mi día a día, no lo utilizo nunca, pero si de repente tuviera una persona cercana, un amigueme pide que lo llame así, pues tendré que llamarlo así porque no pasa nada y porque si se siente cómodo así, no hay por qué no hacerlo. Es complicado y se da en ciertos ámbitos, no está generalizado y suena un poco a chino. 

Sigo leyendo la web para hacerme una idea de LES y veo que está dirigida a todes les interesades, ¿Piensas que se revierte un poco la exclusión? Por ejemplo, ¿alguien que no suele leer este tipo de literatura, lo leería?

Imagínate que este libro está en la sección general de literatura romántica y tú no sabes de qué editorial es, lo coges porque te gusta la sinopsis, la portada y al final te mola el libro. Pero si está en la sección de literatura gay, tendrás prejuicios y no lo vas a coger. Sin embargo, si alguna chica está ávida de series o de literatura en la que verse reflejada porque está harta de las historias heteropatriarcales, si yo se lo pierdo en la sección de ciencia ficción, no lo va a encontrar. Se trataba de enfocar la idea hacia educar al lector o darle lo que yo quiero a alguien que está falto de ese tipo de literatura. 

Me ha gustado la idea de educar al lector.Creo que hace falta esa introducción al lector común de historias de todo tipo, pero es difícil. Por ejemplo, en la librería, una señora preguntó sobre el libro del club de lectura, Permafrost,cuya protagonista es una mujer lesbiana y cuando le conté de qué iba, me dijo que mejor no, que no le interesaba el tema. En esos casos… 

Es casi una batalla perdida, es una batalla que requiere mucha energía, intentar vender libros de esta temática y decir, oye que te lo puedes leer y tal. Así que decidimos acotar y dejar que a cualquiera que le interese, pueda cogerlo y leerlo, haciendo hincapié en que las tramas no giran en torno a ese tema, que se trata de novelas de ciencia ficción, de fantasía, de zombies, y que luego, dentro de la historia hay dos chicas que se enamoran, ya está, no va únicamente de eso. 

Esa es otra. No os habéis ceñido a publicar narrativa a secas, si no que os habéis lanzado con distintos géneros, fantástica, policíaca, ciencia ficción, romántica, poesía, ensayo… Es muy ambicioso 

Eso lo tenía claro casi desde antes de saber a quién iba enfocada. Quería enfocarlo por géneros, porque cuando tú buscas en Amazon una historia de chicas, tiene que poner siempre literatura lésbica y eso no es un género. A ti te puede gustar la novela policíaca o la fantástica y que, más allá, te interese que las protagonistas sean lesbianas. Así que lo tenía muy claro. También quise que hubiera diferencia entre la ficción y la no ficción. Luego se me ocurrió que podría estar bien que cada género tuviera un color y conseguir con toda la colección la bandera gay, una tontería de diseño, pero que luego va a quedar bonito. 

Está guay porque no es habitual encontrar libros de género con personajes LGBT. Es más realista 

Sobre todo hay mucho público que solo lee romántica o ciencia ficción y fantasía y es un plus que esas novelas no sigan la línea heteronormativa. 

¿Cómo es la demanda de vuestros libros? ¿Cómo os distribuís por librerías?

Pues vendemos tanto en digital como en papel a través de nuestra página web. Luego distribuimos directamente a casi veinte librerías especializadas en literatura LGBT o con alguna sección importante y también tenemos una impresión bajo demanda para poder servir a las grandes superficies. En América nos tienen en algunas librerías de Argentina, México, Colombia y Perú. Físicamente no está en todas las superficies porque ahora mismo es una literatura tan específica, que deberíamos hacer tiradas demasiado largas para dar cobertura a tantos sitios, con el peligro de que acaben devolviéndonos los libros. Queremos dar el salto, pero de momento no, puede que el salto sea más grande de lo que podamos soportar. Se trata de una iniciativa particular, no nos respalda ninguna gran empresa ni nada. 

Pero bueno, llegar a América desde Murcia con libros de temática LGBT… No está nada mal 

(Risas) Los libros han viajado más que yo. 

¿Cómo es el proceso de edición, desde que os llegan los manuscritos? ¿Lo llevas tú sola?

Yo soy la que trabaja cien por cien, pero luego tengo colaboradoras. Cuando llega algún manuscrito hago una primera criba. Leyendo las primeras páginas ya sabes si te interesa o no. Si hay algún manuscrito con el que tenga dudas, encargo una segunda lectura. Cuando se decide que se va a publicar, se hace una corrección de estilo que luego revisa el autor para que dé el visto bueno, no se mueve una coma sin que el autor lo acepte. Una vez que la maqueta está hecha, se hace una nueva revisión por parte de otra persona del equipo para que haya varios ojos en la cadena, es algo súper importante. Paralelamente, se ha hecho el booktrailer, el diseño de la portada… Pueden pasar mínimo seis meses y corriendo. 

¿Tienes decidido ya lo que vais a publicar este año? 

Los de primavera sí y los de otoño casi que también y nos quedan otros dos que estamos terminando de decidirnos. 

He leído que organizasteis un concurso de relatos y ahora vais a publicar un libro recopilándolos. ¿Crees que estas iniciativas impulsan la literatura LGBT? 

No tenía ni idea de la aceptación que iba a tener y ha sido genial. Nos han llegado muchísimos relatos, de siete nacionalidades distintas. La ganadora es de Palma pero la finalista es de Murcia. Se llama Alba Martínez Vila. 

Murcia Inspira - “Las personas LGTB+ están deseosas de ver sus historias en la ficción”

En cuanto a las escritoras, creo que casi todas son noveles, ¿no? ¿Cómo son, cómo escriben las chicas de LES? 

Hay de todo, hay chicas de veinte y de treinta años. Son todas muy distintas. Por ejemplo, la escritora de Girl, girl girltiene un lenguaje súper directo, muy cinematográfico, juega con las escenas y, por ejemplo,tenemos a las chicas de Cosas del destino, que son dos, por tanto, está escrito a cuatro manos, que escriben desarrollando muchísimo la psicología de los personajes, puede ser una literatura un poco más lenta, pero de verdad, es fenomenal. Cada una tiene su estilo y la edad importa poco porque escriben genial. 

Os estáis convirtiendo en buscadores de nuevos talentos

Nosotros buscamos y luego encontramos talento. Por ejemplo, podríamos publicar a cualquier escritor de Fanfiction o Wattpad que ya tenga muchísimos lectores, pero quizá las obras no me terminan de encajar. Está claro que la calidad siempre es subjetiva, pero todo lo que publicamos tiene algo, he aprendido esto, he disfrutado lo otro… Algo de calidad tiene, a veces mucha.

No me vas a poder hablar de todos los libros, pero dime algo sobre alguno que te guste especialmente o al que le tengas cariño

Te voy a hablar de todos, pero súper rápido y por orden cronológico. El de Vamos a contar mentiras es un libro que puede sorprender, es una historia marco con varios relatos distintos, contados por personajes con diferentes puntos de vista y en todos puedes encontrar algo que te va a venir bien. Nivel 10 es una novela de ciencia ficción, una distopía, hay que leerla. Está súper bien escrita y desarrollada, el tema es muy duro, a mí me impactó. Cosas del destino es un novelón en el sentido clásico, tiene 1200 páginas, está dividido en dos tomos y no sabes por qué, pero engancha, te ríes y lloras, no lo puedes dejar. Girl Girl Girl: Habla de feminismo, de malos tratos, pero también de relaciones positivas, de relaciones no tóxicas… Insólitas, es un libro de relatos que surgió de un concurso llamado Iridiscencia, donde no cabían los relatos de todas las chicas que escribieron y hablé con quien lo llevaba para publicar otro libro. Cuarta fase es una sorpresa, son zombies, te mantiene en vilo en todo el libro. Una de esas chicas, para mí es una historia sencilla pero profunda, muy bien escrito. Matices, es de una de nuestras colaboradoras, Thais Duthie y es de relatos eróticos y Misteria, resultado del concurso de relatos que organizamos el año pasado.

Guau. No sabía que podrías explicarlos todos tan breve pero tan intensa

Yo creo que estarán todos (Risas)

Y también queréis publicar algo de poesía

Sí, si no sale para finales de otoño, será para la primavera próxima, pero lo tenemos ya visto.

También tenéis pensado publicar ensayo, feminismo… 

Sí, se trata de un libro un poco especial que saldrá en mayo, pero no puedo adelantar nada aún. Y hay otros dos que están preparándose, pero no sé si llegarán para otoño. 

¿Tienes algún plan para este año, aparte de las publicaciones, de darle más visibilidad?

Cada año queremos hacer un concurso, de relatos, seguramente, porque es lo más sencillo para buscar un jurado. También tenemos presentaciones en Madrid de tres libros en marzo, el de MisteriaMaticesy el deEl Plan C

Haber creado esta editorial es un acto político, una declaración de intenciones, no solo porque sea una editorial LGTB, sino por ser una editorial

Yo no me lo planteaba en el sentido de hacer algo político o reivindicativo, es que simplemente, quise hacerlo; aunque es cierto que no debería serlo, no debería ser revolucionario. Pero sí, estás marcando una línea editorial, estos libros son para mujeres, ahí ya estás marcando un camino, aunque no siento que esté haciendo algo político. Creo que era necesario, había un nicho de mercado al que había que dar respuesta y lo hicimos. 

Después de un año, ¿cuál es el balance? ¿Estás contenta de haberte embarcado en esta aventura? 

El balance es positivo, por la acogida, sobre todo, pero el proceso es más lento de lo que uno se imagina. Hay que currárselo mucho. Las ventas están bien, pero si fueran mayores, estaría mejor. Si alguien quiere montar una editorial para hacerse rico o para trabajar poco, que se olvide. Quien monta una editorial tiene que tener una vocación y vista comercial. Yo creo que he acertado, pero no sé si ha sido casualidad. La gente muy joven estaba un poco desangelada, porque las editoriales LGBT no tenían hueco para ellos y tampoco existía una dedicada solo a mujeres. 

Ojalá no sea la única y la gente vaya tomando nota, porque hay público para rato, ¿no? 

La gente LGTB está deseosa de ver sus historias en la ficción, pero no ya solo en novelas, sino en series, en películas… es todo muy heteronormativo. Que de repente, sean protagonistas, es súper importante. Hay mucha gente joven que demanda eso y con razón. Mira, al final me he puesto política sin quererlo. P

Fotos: María Campos